viernes, 22 de noviembre de 2019

Jugaprendiendo Robótica


Por María José García Uriburu, Victoria Muiño Chaves, Oriana Sanguinetti Scabini y Julián Sanz


Una campaña de bien público que se propone introducir a la robótica educativa para que los chicos, junto a sus padres, jueguen y aprendan 
desde la casa.

En un contexto donde los chicos se comunican, exploran, aprenden y realizan la mayoría de sus actividades cotidianas con dispositivos tecnológicos y medios digitales, las habilidades relacionadas a las tecnologías digitales se hacen fundamentales para el desarrollo y la inclusión social de estos. El 71% de los nuevos trabajos requiere habilidades digitales. El 65% de los estudiantes trabajarán en oficios que aún hoy no existen. El 80% de los trabajos futuros trabajos requerirá habilidades de comunicación, ciencias, tecnología y matemáticas.

Es por esto que un grupo de estudiantes de la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires integrado por María José García Uriburu, Victoria Muiño Chaves, Oriana Sanguinetti Scabini y Julián Sanz, se proponen la difusión de esta campaña de bien público. Para que los padres de niños de entre 6 y 12 años se informen sobre los beneficios que tiene la robótica educativa. 

Se observa que la robótica educativa despierta inquietud por el estudio aplicado a situaciones cotidianas, abre el conocimiento a disciplinas no tradicionales, permite materializar conceptos, validar aciertos y construir a partir del error que se hace tangible; desarrollar un pensamiento analítico fortaleciendo la autoconfianza y el manejo de la frustración. Dependiendo la edad y el nivel en que se encuentren quienes lo apliquen, se realizan cálculos matemáticos para determinar ángulos de giro y potencia del motor, aprenden a resolver situaciones problemáticas en niveles de complejidad creciente, y se vinculan gradualmente con conocimientos de programación en diferentes lenguajes.

El objetivo de esta pedagogía de aprendizaje es desarrollar el pensamiento computacional, entendiéndolo como la habilidad de comunicar los pensamientos en forma estructurada y lógica. Su desarrollo implica considerar un problema y dividirlo en pasos de acción simple. Cada uno de estos pasos se maneja de la manera más eficiente posible. El target son los niños porque tienen mentes creativas y fluidas que les permiten pensar de una manera más “fuera de la caja”. Es en las formas infinitas de escribir código y resolver problemas que se inspirarán para crecer.

La gestación y desarrollo de estas competencias desde la infancia darían a nuestra sociedad, a largo plazo y como resultado final, una generación de ciudadanos con capacidades analíticas más profundas, con mayor facilidad para aprender y memorizar, y con una alta expectativa laboral en el área de la tecnología como el desarrollo full stack en programación. De la misma manera en la que se estudia la lengua inglesa, consideramos que entender el lenguaje de la programación es una aptitud de gran peso en la sociedad actual y sobre todo en la del futuro.

Es por esto la campaña convoca a los padres a acompañar a sus hijos en su proceso de aprendizaje para que puedan programar futuro. Incluyendo contenido pertinente en las redes sociales en Facebook, Twitter e Instagram: /jugaprenderobot se difundirá la importancia de la robótica educativa, haciendo hincapié en que cualquiera puede aprenderla y destacando que favorece la autoestima, inspira la autoconfianza, pone en práctica conocimientos adquiridos en otras materias permitiendo su fijación práctica e incrementa el manejo de la frustración, entre algunos de los principales beneficios que produce. Así mismo, se han producido spots radiales y gráficas para vía pública y revista.