martes, 29 de abril de 2014

Comunicación y Organización

Por Jeanette Szalai




Analizar el vínculo entre la Organización y la Comunicación en una Empresa permite identificar los puntos claves que se deben trabajar para que estos conceptos no se piensen como un fenómeno que se da naturalmente.

Una Organización es un grupo social de individuos compuesto por personas, tareas y administración que forman una estructura sistemática de relaciones e interacciones. Nace de una necesidad de cooperar para obtener fines determinados y requiere de jerarquización, división de trabajo y coordinación para lograr sincronizar los recursos y esfuerzos del grupo.
En todo lo mencionado anteriormente se puede observar que la comunicación está presente en todas las funciones, y la idea de que tanto el individuo como la empresa necesitan organizarse y comunicarse suele ser de aceptación general. Sin embargo, Annie Bartoli nos explica en su publicación “Comunicación y Organización”, que la organización y la comunicación se piensa implícitamente que son acciones naturales, lo que conlleva a no abordarlas como una problemática compleja y global de gestión. Además, tano la Comunicación como la Organización son multidimensionales, intangibles y transversales, ya que están presentes en todas partes e influyen a todos.

La Organización no se reduce solamente al organigrama, sino que también comprende de procedimientos, sistemas de transmisión de información, gestión y mecanismos de coordinación, entre otros. “La Organización requiere programas y dispositivos de comunicación en los que asentar su coherencia(…) Para mantenerse flexible y reactiva la Organización debe ser comunicante” (Bartoli, A.1992).


Organización Comunicante y Comunicación Organizada

Organización y Comunicación se basan en gestiones de administración que deben encontrarse articuladas, coordinadas y coherentes. Este vínculo tiene dos componentes que definen la línea de acción y funcionamiento de la empresa que busca resultados determinados:

Componente Político: Se relaciona con la estrategia global de la empresa.

Componente Sociocultural: Representación de los valores y fenómenos de poder formal e informal, distribución de responsabilidades y funciones.

La organización que pretende ser Comunicante buscará un tipo de coordinación del trabajo que favorezca la integración y el enriquecimiento del espíritu de equipo, la integración , orientaciones claras y una administración participativa. Para ello debe presentar las siguientes características:

Debe ser Abierta para interactuar con el exterior, tanto como emisora como receptora.

Saber manejar lo imprevisto y las evoluciones, debe ser Evolutiva.

Flexible: de esta forma se generará un espacio de interacción entre comunicación formal e informal.

Con Finalidad explícita para proporcionar un hilo conductor a la comunicación formal.

Con el fin de evitar los inconvenientes de la distribución de poderes informal, la organización debe ser Responsabilizante y no dar lugar a la retención de información.

Para poder crear por sí misma mediante información, formación y comunicación, la organización debe ser Energética.

Para evitar la mayor cantidad de improvisos causados por desorganización, las empresas deben considerar la importancia de contar con una Comunicación Organizada, para ello deben contar con las siguientes características:

La empresa debe tener una Finalidad, es decir, objetivos y planes de acción en conjunto.

La comunicación debe ser Multidireccional: de arriba hacia abajo, abajo hacia arriba, transversal, interna, externa, etc.

Instrumentada: La organización debe contar con herramientas e instrumentos tales como soportes, dispositivos, indicadores, etc. que favorezcan.

Teniendo en cuenta la cultura del medio, la organización debe estar Adaptada integrando sistemas de información que sean correspondientes a las necesidades específicas de cada sector.

Debe ser Flexible para integrar lo informal y crear estructuras que lo favorezcan.

Para lograr una Comunicación Organizada y una Organización Comunicante se debe tener en cuenta la Contingencia. La adaptación de las necesidades de cada contexto en particular es el factor principal para lograr que la empresa trabaje con eficacia. Cada empresa debe reconocer el contexto en el que se encuentra, para ello debe analizar sus diversas facetas: política, administración, sociológica y culturales, entre otras, como también analizar la influencia de la Cultura Empresarial y las personalidades colectivas o individuales asi como la presencia de liderazgos, lo que posicionará a la empresa frente a la estrategia comunicacional a adaptar.
Bibiliografía de Referencia:
Bartoli, Annie: Comunicación y Organización: La organización comunicante y la comunicación organizadad, Editorial Paidos, Buenos Aires, 1992.