lunes, 30 de julio de 2012

El impacto de los social media: Twitter y la “Primicia Social”

Por Lic. Gustavo Fedi*

Las redes sociales tienen un impacto cada vez más grande en las sociedades. No sólo porque el número de usuarios sigue creciendo, sino porque modifican las costumbres y se arraigan cada vez más en lo cotidiano.

Una cadena nacional de la Presidenta, un partido de fútbol (sobre todo si es definitorio, como sucedió con Boca Jrs en la Copa Libertadores), un programa de TV de alto rating (como #ShowMatch o #Graduados), o incluso los denominados primeros Juegos Olímpicos 2.0 en Londres; ninguno de estos sería lo mismo sin la posibilidad de hacer público nuestro comentario al respecto, categorizándolo con su correspondiente hashtag o tema (una suerte de “título” que agrupa los tuits que hablan sobre esa cuestión). Así, un gol, la performance de un baile o canto, un anuncio gubernamental, un deportista que quedó afuera de las olimpiadas en su categoría, o simplemente una frase ocurrente en radio o TV, se convierten en lo que podríamos denominar una “primicia social”. Todos quieren ser los primeros en dar el dato y, si tienen inventiva y suerte, hasta instalar su propio hashtag. Como consecuencia, muchas personas casi en simultáneo tuitean la misma información.

Cada vez son más los programas de TV que buscan generar impacto en las redes, sobre todo en Twitter. Por eso invitan a que el público replique en ellas lo que está pasando en el programa en ese momento, ya sea con el videograph o zócalo, o bien mediante un comentario del propio conductor. Y lo mismo sucede en radio: ejemplo de esto son el #ataqueochentoso de Basta de Todo (@bastatodo), y las distintas campañas solidarias o secciones de Perros de la Calle (@perroscalle), como #daparadarse; ambos de Metro FM95.1, emisora orientada a un público cosmopolita y actualizado, mayormente de jóvenes. De esta manera se produce un impacto simultáneo en donde el público-tuitero genera un ida y vuelta, o un tráfico de información, que puede elevar el hashtag en cuestión hasta convertirlo en Trend Topic (tema más comentado en Twitter en un momento determinado) en Argentina,
o incluso en todo el mundo.

Nada es lo que era hasta tal punto que los usuarios comienzan a considerar que el hecho en cuestión no tendría la misma importancia si no pudiese ser difundido-compartido en las redes. “Confesémoslo, sin twitter la fiesta de inauguración sería inaguantable”, tuiteó el viernes 27 de julio un usuario durante el comienzo de los Juegos Olímpicos (JJ.OO).

Las redes sociales siguen, a paso cada vez menos lento y firme, modificando nuestras costumbres. En este caso, ingresando por la puerta grande al acto de mirar TV y escuchar radio, y los transformaron. Tanto los fanáticos como los tuiteros menos activos, todos buscan cada vez más seguido citar personalidades, medios, hashtags y hasta retuitear lo que publican otros, para tener su primicia (devenida en social) y generarse un lugar bajo el sol de la efímera popularidad tuitera. No importa si es un evento público en vivo que están siguiendo en simultáneo millones de personas, como los JJ.OO; la gracia, lo cotizado, es convertirse también en fuente de información, con el fin de llamar-generar nuevos followers (seguidores).

La característica distintiva de Twitter, que trabaja sobre una temporalidad durante la cual se coincide, en lugar de otras redes como Facebook, que lo hacen sobre una espacialidad, un Muro a donde se coincide; hace que sea esta y no otra la plataforma que convierta una publicación en “primicia social”. Es ahora que está sucediendo, no ayer, no anoche ni a la mañana, ahora.

Pero la temporalidad es sólo una de las propiedades que hizo posible el surgimiento de tal primicia, la otra es la ubicuidad. La “necesidad” de estar en todas partes, de querer saber todo, esa suerte de ansiedad informativa propia de esta era; completa el fenómeno. Como nadie, ni siquiera los mass media pueden estar en todas partes, lo más parecido es que los que están en todas partes puedan transmitir lo que ven. Por eso tuitear desde un teléfono celular o smartphone es fundamental. Y es entonces cuando estar en un corte de calle en el centro; viendo un recital; asistiendo a un espectáculo deportivo; encontrando una oferta única en el super o en el shopping; o simplemente pasando un rato con amigos o familia; se convierte potencialmente en “primicia social”. En un lugar (Twitter), “puedo verlo todo”.

Estamos en una época en la que, irónicamente y debido a la explosión tecnológica a la que asistimos, una primicia puede ser de varias personas a la vez; simultánea. Se rompió el paradigma y el clásico concepto informativo del “hecho que se da a conocer por primera vez”, dejó de tener exclusividad. Las primicias (no todas pero sí muchas) se convirtieron en colectivas a través de Twitter: son las “primicias sociales”.

*El autor es Consultor en Comunicación, con especialización en comunicación política e institucional y análisis de medios.