viernes, 18 de junio de 2010

El Método Delphi

Por Fernando Marino Aguirre

Muchas veces en trabajos de investigación en el ámbito de las Ciencias Sociales en general y de la Comunicación en particular, aplicamos esta conocida técnica. En el presente artículo realizamos una breve y práctica descripción de la misma.

La finalidad del Método Delphi es conocer la mirada que un grupo de expertos tiene sobre un tema específico, a partir de la construcción de sucesivos cuestionarios, que permitan acceder a los niveles de convergencia y divergencia que el conjunto tiene sobre la cuestión y revelar consensos y disensos no explicitados. De esa manera, los resultados ofrecerán una nueva mirada sobre el problema abordado.

Los requisitos Básicos para llevar adelante una Ejercicio Delphi son:


Conformación del Equipo Coordinador

Para llevar adelante un Ejercicio Delphi es necesario conformar un Equipo Coordinador, compuesto por entre dos y cinco miembros familiarizados tanto esta técnica como con el tema a bordar, que tendrá a su cargo: la Formulación del Problema o Tema Central, la Confección de los Cuestionarios para cada Etapa, la Selección de los Expertos, el establecimiento de la Duración del mismo (Cronograma y Calendario), el Envío y Recepción de los Cuestionarios, la Interpretación y el Procesamiento de los Datos, y la Redacción del Informe Final.


Formulación del Problema/Tema Central

La precisión con que se defina previamente el Problema/Tema Central a abordar es fundamental para poder realizar luego la selección de expertos requerida, habida cuenta de que todos ellos han de poseer capacidades específicas sobre el tema en cuestión.

Al mismo tiempo, la forma que adopte el cuestionario con el que se presente el Problema/Tema Central ha de seguir algunas pautas esenciales: ser precisas, cuantificables e independientes. Es necesario que las preguntas que se formulen no conlleven ningún tipo de ambigüedad, que sus respuestas puedan ser medidas y agrupadas con facilitada para presentarlas en la fase posterior y que ninguna de las preguntas condicione la respuesta de otra.


Elección de Expertos

Más compleja que la elección de los expertos que participen en el proceso es la definición de qué se entiende por tales. El criterio para definir un experto esta dado por la capacidad que este tenga tanto para aportar opiniones relevantes sobre el Problema/Tema Central como por su capacidad para mirar el futuro, independientemente de su título académico, función o puesto jerárquico.

Otra cuestión básica es que los expertos no tomen contacto entre sí, para evitar que sus opiniones se vean influidas por el conjunto. Caso contrario, se corre el riesgo que en lugar de obtener una opinión individual se refleje una mirada grupal que estará determinada por los distintos niveles de liderazgo que cada experto tenga dentro del conjunto.


Exploración de Resultados

El cuestionario generado debe ser enviado a un conjunto amplio de expertos (se estima que es necesario contar con un número no inferior a veinticinco respuestas válidas finales, por lo que debe partirse de un número sensiblemente superior, para compensar las deserciones y aquellos que no respondan), y debe ir precedido de una presentación que precise la finalidad del ejercicio, la naturaleza de la metodología, así como los plazos y modalidades para remitir las respuestas. Dentro de las preguntas se puede incluir la posibilidad de que cada experto autocalifique su propio nivel de competencia frente a la temática.

Después de la primera ronda de preguntas, se han de procesar los resultados para generar un nuevo conjunto de interrogantes que disminuya la dispersión de opiniones obtenidas en la primera etapa y que apunte a ir consolidando la opinión media de los expertos. En este paso, se debe consultar cuánto se acerca su posición a las respuestas promedios y que justifique su posición si diverge ampliamente de la media grupal. Series adicionales de consultas permitirán afirmar cuál es la posición sobre la que existe mayor consenso, así como evaluar el número y características de las dispersiones.

Aquí es importante señalar que el objetivo no debe ser anular las divergencias sino poder conocer la justificación de quien discrepa. En términos prospectivos, aquellas respuestas que se alejan del rango medio son, justamente, las que permiten explorar escenarios no previstos.

En la actualidad, el desarrollo tecnológico de las comunicaciones ha multiplicado la potencialidad de esta metodología, tanto en la facilidad que cada experto tiene que responder (originalmente el sistema debía desarrollarse por vía postal) cuanto en la reducción de los lapsos de respuesta y, por lo tanto, la brecha entre cada conjunto de cuestionarios.


La Implementación de la Técnica

En síntesis, los pasos a recorrer para llevar adelante un Ejercicio Delphi son:

1. Establecer el Grupo Coordinador del Ejercicio.

2. Seleccionar el conjunto de expertos adecuados para el Problema/Tema Central elegido.

3. Definir el Problema/Tema Central con un conjunto de preguntas o como familia de respuestas posibles.

4. Revisar las preguntas generadas, identificar y eliminar posibles ambigüedades.

5. Enviar las preguntas a los expertos.

6. Analizar los resultados recibidos.

7. Establecer las respuestas medias e identificar las dispersiones resultantes.

8. Presentar a los expertos los resultados de la primera fase y solicitar si opinión sobre los mismos.

9. Analizar los resultados obtenidos y repetir la operación hasta que se considere que se ha alcanzado un resultado final.

10. Elaborar un informe con los resultados definitivos y el análisis que de los mismos se hace.


El informe final deberá reflejar los planteos subjetivos y objetivos del conjunto de expertos con sus correspondientes divergencias (índices de deseabilidad y de factibilidad) partiendo de la base que la Prospectiva no aspira a anticipar el futuro, sino conocer la influencia que un escenario dado tiene sobre las acciones presentes de los individuos, y cómo operar sobre ellas en función de las aspiraciones futuras de la comunidad.