lunes, 18 de enero de 2010

Detrás de Bugs Bunny, Daffy Duck y el Coyote

Por Alejandro Ruiz Balza

Cuando se mencionan los films de Bugs Bunny, Daffy Duck o el Corre Caminos, la audiencia reconoce quienes son. Son, justamente, una parte del folklore americano como Moby Dick y, probablemente, mucho más que eso. Sin embargo, es menos frecuente - en la creación y el desarrollo de esas superestrellas – la cuota de crédito para los genios detrás de ellas. No ha sido el caso del hombre que entretuvo a espectadores con esos y otros dibujos. Él es considerado una institución en la animación. Su nombre es Charles, M. Jones, o como él prefiere, Chuck Jones.

Nominado catorce veces para un premio de la Academia y ganador de tres de ellos, Jones ha sido llamado “el director más importante de cartoons que América ha producido, luego de Walt Disney”. Hizo los dibujos principales para cerca de 250 films y, a través de ellos, consiguió hacer reír a los espectadores de forma similar a como podían hacerlo Charles Chaplin y Búster Keaton. La mayoría de sus cartoons representan ingeniosos actos de humor. Actos que Jones aprendió de observar las comedias de Chaplin y Keaton cuando era un adolescente.

Cuando Jones se graduó, se empleo en varias empresas antes del desembarco en el trabajo de animación. Por un tiempo fue soldado, artista de sketch, diseñador de maniquíes y artista de comerciales. Su primer trabajo en animación fue como un lavador de celuloides para U B Iwerks en los Celebrity Pictures de Pat Powers. Allí trabajó sobre un par de cartoons de Flip, la Rana antes de unirse a la División de Cartoons de Warner Brothers en mayo de 1933.

Los animadores han dicho que Jones estaba siempre lleno de “entusiasmo”. Cada día llegaba al Estudio con un montón de ideas para historias que le presentaba al productor León Schlesinger para que las considerara, quien siempre quedaba impresionado por la creatividad de las historias de Jones, tanto como para que no esperara mucho tiempo para promocionarlo. Así, su trabajo fue en ascenso: animador, escritor, asistente de director, y luego - después de cinco años como animador en Merrie Melodies y Looney Tunes-, director.

Pato Loco

Tras varios intentos con personajes de baja repercusión en la audiencia, Jones focalizó sus energías en otros personajes que fueron éxito. Uno de ellos había logrado tal impacto entre los espectadores que inmediatamente requirieron a Warner más de lo mismo. Jones no fue reconocido por descubrir a este héroe de la pantalla pero bajo su supervisión el personaje creció y se perfeccionó. El nombre de este personaje es Daffy Duck, y el 17 de abril de 1937 fue co-protagonista en un cartoon de Tex Avery: Porky´s Duck Hunt.

Hay que notar que la palabra “gracioso” se usaba para describir a Daffy en este momento de su carrera. El cumplió con su propósito en este y otros cartoons dirigidos por Jones. No fue hasta los albores de 1940 que Daffy llegó a ser más que una frustración en los cartoons de Warner, más bien la comedia inusual. En los primeros films, él le brindaba a la audiencia un acto de plena libertad en la pantalla, haciendo acrobacias como caminar sobre sus manos y dar volteretas.

Daffy estaba loco. Su extraña forma de actuar en la pantalla, como suele suceder con otros personajes de Warner Brothers con la excepción de Elmer Fudd, y su particular voz creada por el inolvidable comediante Mel Blanc, conquistó a los espectadores al mismo tiempo que Estados Unidos estaba preparándose para la Segunda Guerra Mundial, y en ese entonces todos necesitaban divertirse. Daffy no era solo bueno para la moral del país, también representaba un buen entretenimiento que los padres podían permitirle ver a sus chicos. Y en adelante, las historias y personajes de Daffy no podían dejar de hacer nada para mejorar. Sus cartoons estaban generando una demanda tan importante durante los años de pre – guerra que Warner Brothers detuvo la producción de la serie para adaptarla a las peticiones de la gente.

Entre la producción de aventuras animadas, Jones continuo dirigiendo una nueva cadena de films protagonizada por Daffy. Algunos de sus otras piezas maestras de Daffy incluían: My favorite Duck (1942), You were never Duckier (1948); Duck! Rabbit! Duck! (1953), y Rocket Squad (1956). Un cartoon de Jones con Daffy que obtiene un duradero lugar en su repisa fue Duck Dodgers in the 24 ½ th Century (1953).

Qué hay de nuevo viejo!

Jones dirigió varios cartoons durante sus primeros dos años como director, muchos de los cuales son considerados entre los mejores de este periodo. Uno de los clásicos es Prest - Ochange - o ( 1939), el segundo de su serie “Dos perros curiosos”. El film convirtió en estrella a Bugs Bunny, un conejo observador que confunde a dos perros con un juego mágico de manos. Como por arte de magia, el conejo desaparecía y reaparecía en diferentes intervalos solamente para desmoralizar a los dos canes.

Inmediatamente dirigiría el primer cartoon de Bugs Bunny – Prest – Change – O. Esta temprana concepción de Bugs es aún muy lejana al Bugs que todos conocemos: no se ha definido al personaje y es dibujado como un conejo blanco flaco. Bugs no habla, él ríe ocasionalmente es flaco, alto y tiene orejas blancas y largas.

Jones y otros directores se dieron cuenta de la potencialidad del personaje si se arriesgaban a un cambio de rumbo. Fue entonces cuando adaptaron a Bugs para escenas de cacerías de conejos. Eso sería un formato muy satisfactorio por un tiempo hasta que se exploraran nuevas posibilidades.

Jones analizó la personalidad de Bugs de esta forma: “Bugs se paraba con una pata derecha y la otra torcida. No tenía miedo de meterse en problemas. Siempre trabajamos con Bugs en el ambiente natural de un conejo, Alguien trato de agotar esa idea y él mismo lo rechazó. Este era como Groucho Marx. Una vez que comienza la batalla ya no puedes evitarla. Cómo dijo Groucho, “Tu sabes, por su supuesto, que esto significa Guerra!”. Y así fue con Bugs. Él era tan personal y especial para mí, más que cualquier otro personaje que dirigí.”

Al hombre responsable de la creación de Bug también se lo apodaba Bugs. Acordando con Jones, el director Ben “Bugs” Hardaway ha ordenado al caricaturista Charles Thorson hacer un bosquejo de un conejo. Una vez que Thorson hizo el dibujo, el escribió sobre el borde del papel: “Bugs Bunny”. Desde allí, el nombre se hizo fuerte de la misma manera que se fue fortaleciendo el personaje. Durante el tiempo que Tex Avery dirigió a Bugs lo hizo decir: Que hay de nuevo viejo! Y riñendo con Elmer Fudd.

Pero de todos los directores de cartoons de Warner Brothers, Jones ha dirigido la mayoría de los cartoons de Bugs Bunny. Además supervisó más de 50 films de Bugs pero Jones agradece a Ben Hardaway por crear al conejo. Bugs agregaba un soporte más al staff regular de personajes y le dio a Warner una figura clave en la animación tan popular como el Tom y Jerry de MGM y el Pájaro Loco de Walter Lantz.

Cuando fuera que el logotipo de Warner Brothers aparecía sobre la pantalla, las audiencias de cualquier lugar reconocían el nombre del estudio asociándolo directamente a Bugs. Por lejos, Bugs fue el personaje de cartoons más productivo en la historia de la división de Animación de Warner, tanto que él apareció en más de 100 films y no se retiró de la pantalla hasta 1963. Mel Blanc también le dio la voz todos esos años.

Una de las Características centrales de Bugs es su tranquila adaptación al absurdo. En momentos de crisis, el oído afilado del conejo sería indiferente, sacaba una zanahoria, la mordía y se dirigía a la audiencia con un ingenioso acento de Brooklyn: Eh, que hay de nuevo viejo!

Corre Coyote

Fue 10 años después del primer cartoon de Bugs Bunny que Jones presentará a los espectadores su creación más apreciada, El Corre Caminos y el Coyote. La historia describía la completa locura de las trampas del Coyote para atrapar al rápido Corre Caminos usando toda clase de artefactos industriales ACME como señuelos, solo para sufrir las consecuencias cuando cada trampa fallaba.

Recordando como concibieron el sonido de “Beep, Beep” del Corre Caminos, Jones dice: “curiosamente, Mel Blanc no hizo el Beep, Beep. Esto fue creado sin querer por un compañero llamado Paul Julian. Él estaba caminando por el hall llevando una carga de escenografías y no veía donde estaba yendo. Tenía cerca de 60 dibujos enfrente de él y decía Beep, Beep, Beep. En eso, estábamos presentando la primer escena y Paul pasó por nuestra puerta diciendo Beep , Beep. Ahí nos miramos todos y pensamos que ese debería ser el sonido que hacia el Corre Caminos.”

Jones impuso ciertas disciplinas cuando animaban las series del Corre Caminos: Siempre estaría en el camino. Nunca se hería a si mismo, en lugar de esto, el Coyote se hería a si mismo. La misma localización del Desierto de Arizona era usada en cada dibujo. La simpatía siempre estuvo a favor del Coyote. Ningún diálogo fue provisto para cada personaje en esos films, con excepcion del tradicional Beep, Beep del Corre Caminos. El Coyote casi siempre adquiría máquinas por catálogo y otras armas nucleares de la corporación ACME. En una buena parte de sus films, ambos personajes fueron presentados por varias voces latinas. El Corre Caminos fue llamado Aceleran Incredibus y el Coyote fue llamado Carnivorous Vulgaris. La técnica del Coyote cayéndose de un precipicio fue incorporada en cada film. Y, finalmente, el Coyote nunca atrapa al Corre Caminos. Básicamente, la serie del Corre Caminos usaba la formula del gag, pero con cada cartoon el material era fresco e innovador. Es por esta clase de creatividad e innovación que la serie se mantuvo y nunca se quedó en el tiempo. Jones dirigió 20 cartoons del Corre Caminos desde 1949 a 1964. Su identificación con Wile E. Coyote le llevo a comentar alguna vez: “El coyote es víctima de su propia ineptitud. Yo nunca entendí como usar las herramientas, y este es realmente el problema del Coyote. El no está en guerra con los dioses sino con las pequeñas cosas de la vida cotidiana. Esta es la frustración que la comedia desarrolla”.

Aunque la serie del Corre Caminos produjo una impresión duradera en el cine de cartoons, nunca ganó un Premio de la Academia. En lugar de eso, Jones ganó su primer Oscar por un personaje que nunca tuvo el mismo éxito universal que el Corre Caminos o sus otros personajes. Su nombre era Pepe Le Pew: un sofisticado zorrino, francés y oloroso.

Nuevos Rumbos

Indudablemente, los años de Jones en Warner Brothers fueron la cresta de una carrera ilustre en la animación. En la carrera de la mayoría de los animadores, cada film requería una tremenda capacidad de trabajo además de un amplio staff de talentos individuales, muchas veces esto se reflejaba en las entusiastas revisiones de la crítica.

Cuando Warner Brothers cerró su división de cartoons en 1963, Jones fue uno de los primero animadores en partir para producir y dirigir una nueva serie de Tom y Jerry para la MGM. El resultado de dicho periodo fue bastante irregular según la evaluación del público, la crítica y el mismo Jones: “Ellos no eran mis personajes, y no los entendí realmente tan bien como al Corre Caminos y al Coyote. Los Tom y Jerry que yo hice se veían como el Corre Caminos y el Coyote en la figura de un gato y un ratón”. Finalmente, Jones admitió que la serie y su supervisión tenían sus defectos. Jones atribuyó los problemas de la serie a su desentendimiento con los personajes. En otra oportunidad dijo que la serie falló por tener un director con un concepto diferente de supervisión y creación que el que tenían Hanna y Barbera.

Su carrera continúo como director ya consagrado, como empresario y dueño de su propio estudio y participando de especiales aniversario sobre sus principales creaciones. En 1989 escribió una autobiografía pintoresca: Chuck Amuck (Farrar Straus Giroyx). El libro brindaba alabanzas de críticos y fans por su ingenioso conocimiento dentro del arte de animación y cómo el y sus talentosos compañeros crearon el mundo de Looney Tunes y Merries Melodies.

Entre sus últimos trabajos, pocos años antes de su fallecimiento en febrero de 2002, se encuentra la serie creada para la web: Thomas Timberwolf. Es un lobo gris peludo con una grande y tupida cola, y tal como cuenta el tema musical del cartoon, sufre de una extraña maldición por la cual sufre la caída de un árbol sobre su cabeza siempre que pronuncia la palabra "Timber". Si bien a primera vista puede pensarse que es un viejo recurso estereotipado, fiel a su estilo Jones se las arreglará siempre para usarlo desenfrenada, divertida y sorprendentemente. Thomas es frecuentemente vencido por Earl Squirrel, que chilla divertidamente cuando habla.

Como el hombre detrás de Bugs, Daffy, el Corre Caminos y el Coyote, Jones será recordado como uno de los grandes artistas de cartoon en la cultura americana. Los millones de personas que conocen los personajes que ha formado o creado ciertamente lo recordaran, también, por el puro placer de las risas que sus creaciones continúan y continuarán generando.