jueves, 9 de noviembre de 2006

Comunicólogos: Incumbencias Profesionales

Por Mariano Wiszniacki


En una disciplina en la cual se trabaja sobre el discurso, las palabras y a pensar la sociedad en referencia a sus modos de interactuar y de hacernos entender, resulta al menos paradójico que algunas carreras de Ciencias de la Comunicación de instituciones de América Latina, aún no tengan definidas sus incumbencias profesionales. Sin embargo, la complejidad del amplio campo de las disciplinas sociales suele dificultar la determinación de un objeto de estudio. Más aún, podemos afirmar que es necesario pensar y reflexionar sobre ese objeto, que es uno de los objetivos de las ciencias sociales. Esa imposibilidad de tener un campo tan estructurado y definido puede impactar también en la delimitación del espacio de actuación del profesional de las Ciencias de la Comunicación Social, quien necesita reflexionar acerca de su lugar a la par de los vaivenes de esta era, que muchos denominan “de la información y la comunicación”.

Veinte años le demoró a la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires (UBA), definir oficialmente sus incumbencias profesionales. Fue inaugurada, en los albores del regreso democrático tras la cruenta dictadura militar, en 1986 y desde entonces forma parte de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Ya en 1992 y ante una matrícula que se incrementaba año a año, se inició ante el Consejo Superior de la Universidad (órgano rector de la institución) el pedido de Definición de Incumbencias Profesionales. Catorce años pasaron para que el 9 de Agosto de 2006 y por Resolución Nº 634, dicho Consejo determinara el documento oficial que especifica las áreas de actuación del Profesional en Ciencias de la Comunicación. Las incumbencias que se determinaron son:

Realizar estudios e investigaciones relativos a los sistemas, modelos y procesos comunicacionales, los medios de comunicación social, y la estructura, organización y significado de los diversos mensajes.

Asesorar acerca de los sistemas, modelos y procesos comunicacionales los medios de comunicación social, y la estructura, organización y significado de los diversos mensajes.

Diseñar modelos de comunicación social y planificar, implementar y evaluar sistemas comunicacionales.

Producir, elaborar, interpretar y evaluar mensajes y discursos.

Efectuar diagnóstico comunicacional en medios masivos, grupos e instituciones.

Planificar, implementar y evaluar campañas comunicacionales.

Realizar arbitrajes y peritajes relacionados con los sistemas y modelos comunicacionales y la contextualidad de los mensajes.

En América Latina, y a pesar del desarrollo que las Ciencias de la Comunicación tuvieron durante los últimos treinta años y del valor que la comunicación ha tomado en el planeta, cuesta aún dar cuenta de las funciones profesionales que podemos cumplir los graduados de comunicación social. En muchos casos se desconoce, en otros se minimiza y en otros tantos es a los profesionales de esta disciplina a quienes se nos dificulta explicar que es lo que hacemos. En ese sentido, la demora de veinte años en la aprobación de las incumbencias profesionales en la UBA no es un dato menor, representa el camino para nada sencillo que los comunicólogos transitamos en un mundo cuyos constantes cambios sociales y tecnológicos exigen un mayor trabajo de análisis de una sociedad cada día más compleja.