sábado, 9 de agosto de 2008

Comunicación Profesional para Todas las Organizaciones

Por Alejandro Ruiz Balza

Tradicionalmente la gran mayoría de las contribuciones teóricas en el campo de la Comunicación Institucional o Corporativa limitaban su alcance a las Empresas como forma organizacional excluyente.

Incluso la utilización de los términos “institucional” y “corporativa” como supuestos sinónimos responde a que en Iberoamérica en general y en Francia particularmente, el término institucional se utiliza para denominar solo a entidades públicas, mientras que el vocablo “corporate” utilizado en el mundo angloparlante resultaba más adecuado para referirse a la Gestión en la Comunicación en las organizaciones que tienen por objetivo principal el lucro, es decir Comunicación Profesional solo para Empresas.

Actualmente resulta indispensable pensar pluralmente a las organizaciones reconociéndolas como actores clave de la Gestión Comunicacional más allá de sus estructuras de propiedad.

En todos los ámbitos organizacionales sus lazos con sus públicos internos y externos, sus acciones y compromiso con sus comunidades de referencia constituyen un activo intangible central.

Lejos quedaron los tiempos en que la comunicación profesional era una demanda exclusiva de las empresas. Hoy tanto en las Administraciones de Gobiernos Nacionales, Estaduales, Provinciales, Departamentales, Municipales, en el Sector Público en general, las Cooperativas, Mutuales, Organismos No Gubernamentales (ONGs), Movimientos Sociales, etc. la expansión de los grados de actualización y desarrollo continuo de la Gestión Comunicacional registra un ritmo sin precedentes.

Contribuyen y confluyen en este proceso las disponibilidades y facilidades que brindan las nuevas tecnologías como las necesidades y demandas de comunidades a nivel mundial.

En dichos contextos, la Gestión Comunicacional tiene un alto grado de responsabilidad y compromiso para que estos procesos no cristalicen a mitad de camino en meras recetas sino que faciliten y garanticen los ámbitos democráticos de participación necesarios para optimizar la toma de decisiones aplicada al mejoramiento de la calidad humana de nuestras comunidades.