jueves, 5 de julio de 2007

Comunicación para Organizaciones IV: Uno de los Aportes de la Psicología

Por Celeste Neyra

El psicoanalista Ricardo Malfé realizó un aporte significativo al trabajo con organizaciones. Durante su carrera como psicólogo fue titular de las cátedras de Psicología Institucional, Psicología del Trabajo y Psicología Social en la Universidad de Buenos Aires. En este marco propuso una herramienta para el abordaje institucional en el que convergen distintas dimensiones de las organizaciones, actuando entretejidas, como una red de significantes.

Su propuesta de abordaje institucional fue denominada “Tetraedro”, y está compuesta por cuatro polos de análisis atravesados por un eje histórico: Polo Semiosis, Polo Crátesis, Polo Phycis y Polo Estructura Libidinal.

Polo Semiosis, refiere a la dimensión simbólico imaginaria, entendida como formaciones imaginarias compartidas, la cultura organizacional, los mitos, la identidad, la ideología de la organización, atravesados por fuerzas inconscientes. Este polo comprende el subsistema ideológico y el epistémico (referido a la producción y circulación de saberes).

Polo Crátesis, describe la distribución del poder dentro de la organización. Se comprenden a través de la asignación de recursos que generan relaciones de poder (subsistema económico) y de las jerarquías (subsistema nómico).

Polo de al Phycis, corresponde a la división técnica, jerárquica y organizacional del trabajo, en la se da cuenta de un subsistema ecológico interno y otro externo (dimensiones espaciales interna y externa de la institución) y un subsistema tecnológico que comprende todos los dispositivos e instrumentos técnicos como así las reglas que tienen que ver con procedimientos de carácter técnico.

Polo Estructura Libidinal, se trata de una dimensión íntersubjetiva donde se ponen en juego las “formaciones fantasmáticas” (Malfé toma este término de la descripción que hace Freud en Psicología de las masas y análisis del Yo), inconscientes, que forman lazos afectivos que pueden cohesionar o producir problemas en la organización.

Tal como menciono al comienzo, el tetraedro está atravesado por un eje histórico, sobre el que se establece el corte que se efectúa al momento de producir el análisis de la organización. Parte de la historia se manifiesta en el análisis de la situación expresada en el tetraedro.

La forma de análisis que nos brinda el Tetraedro se puede utilizar en un primer acercamiento a la organización. Sin embargo debemos tener en cuenta que este enfoque es heurístico y que sus clasificaciones pueden no atender factores que estén por fuera de los cuatro polos. Así mismo, rescatamos el ordenamiento que este enfoque nos proporciona y la posibilidad realizar un análisis multidisciplinar entendiendo la red de significaciones que componen a toda organización.