miércoles, 14 de marzo de 2007

Tácticas Comunicacionales de los Movimientos Antiglobalización

Por Karina Aphal


“Emprendamos este viaje a la otra cara de la tierra, la que rechaza la globalización en aras del capital y la informacionalización en aras de la tecnología. Y donde los sueños del pasado y las pesadillas del futuro habitan en un mundo caótico de pasión, generosidad, prejuicio, miedo, fantasía, violencia, estrategias fallidas y golpes de suerte. Humanidad, al fin y al cabo”.

Manuel Castells.



Recordamos aquí el concepto de táctica de De Certeau que retomara Martín – Barbero en Oficio de Cártografo: las tácticas como aquel modo de lucha del que no puede retirarse a su lugar y se ve obligado a luchar en el terreno del adversario. En tal sentido, los movimientos antiglobalización estarían llevando adelante sus tácticas comunicacionales a partir de una apropiación diferenciada de Internet – cauce comunicacional por excelencia de la sociedad Informacional- para dar a conocer el objetivo de lucha de cada uno de ellos.

Esta apropiación no se diferencia desde la forma ya que para estar en la red de redes los movimientos diseñan sus páginas con formatos altamente interactivos, visualmente atractivos que podrían parecerse a los de cualquier sitio de Internet sin importar su fundamento ideológico.

Su diferenciación central se encuentra en los contenidos que los movimientos antiglobalización ponen a disposición de sus visitantes ni el uso explicito que le dan al medio, los mismos están cargados de la ideología que impulsa el accionar de los movimientos que los redactan. Aunque mediados por la industria cultural, buscan formatos diferentes que den expresión a necesidades colectivas y recojan las matrices culturales de sus luchas.

Entre los casos testigo que podemos describir brevemente se encuentran:

El Movimiento Zapatista: que se trata de la primera rebelión armada que ha sabido unir hábilmente una táctica de comunicación nacional – acorde con el alto grado de “alfabetización mediática” de la sociedad mexicana – con la conexión transfronteras mediante Internet.

Esta rebelión reviste un aspecto muy simbólico, ya que México fue conocido durante mucho tiempo como el mejor alumno del Banco Mundial, hasta que se produjo el estallido de una crisis financiera que estremeció los grandes centros bursátiles y llevó al país al borde de una explosión social. A través de esta rebelión, el movimiento perfiló una concepción de la resistencia en contra del neoliberalismo a escala mundial. Los zapatistas rescataron la noción de bolsones de resistencia como central argumentando que en la multiplicación de estos bolsones que forman los excluidos, los rezagados, los desechables, se expresa la diversidad de los mundos de este mundo.

El uso extenso de Internet permitió a los zapatistas crear un movimiento de opinión pública internacional, que hizo literalmente imposible al gobierno mexicano utilizar la represión a gran escala. Al explotar la posibilidad de mostrar al mundo – a través de Internet y otros medios de comunicación – los objetivos de su lucha buscaban generar una comunicación autónoma que facilitara y hasta obligara a la negociación por parte del gobierno.

Los Chiapanecos que luchan contra el Tratado de Libre Comercio, el respeto por su cultura y la propiedad sobre sus tierras valiéndose de su alianza con militantes ex maoístas y teólogos de la liberación parecieran ser una expresión característica de la vieja búsqueda de la justicia social en condiciones históricas nuevas. Se han empeñado en mostrar que el nuevo orden global produce múltiples desórdenes locales, causados por las fuentes de resistencia a la lógica de los flujos globales de capital arraigadas en la historia.

El Foro Social Mundial: su sitio en Internet (www.forumsocialmundial.org.br) es funcional a su propio tramado en red. Tratándose de un espacio que convoca a cientos de organizaciones y movimientos sociales dispersos en el mundo, mantenerse comunicados a través del ordenador se presenta como la forma más sencilla de mantenerse en contacto y comunicar a la sociedad el curso de las actividades que se van organizando a lo largo del año con vistas al encuentro que se realiza anualmente en el mes de Enero. Mediante su sitio se puede acceder también a las páginas de los distintos Foros Regionales que se van organizando en los países participantes.

Greenpeace: que como dijimos anteriormente se autodenomina internacional, no hay un único sitio desde donde tener acceso a sus acciones en los diferentes países en los que la organización funciona sino que cada país tiene su sitio en la red y lo que se muestra de forma permanente es un mapa con los principales riesgos que corre el planeta y en las catástrofes en las que se manifiesta la agresión global al medio ambiente.

Pero, como decíamos, en cada país el sitio se centra en las actividades que el mismo desarrolla para concientizar sobre los problemas medioambientales que lo acechan. Mediante estas redes locales, los grupos de base de todo el mundo son capaces de actuar globalmente, en un momento dado, en el ámbito donde se crean los problemas medioambientales que requieren prioridad de atención.

Así los ecologistas son a un tiempo localistas y globalistas: globalistas en la gestión del tiempo, localistas en la defensa del espacio ya que el pensamiento y la política evolucionistas requieren una perspectiva global mientras que la armonía de la gente con su entorno comienza en su comunidad local.

Finalmente, vale la pena puntualizar que el uso de Internet como táctica comunicacional de los movimientos altermundistas constituyen verdaderas experiencias de oposición a la dominación y no se quedan tan solo en la mera réplica, al proponer distintas iniciativas de acción y reflexión.

De todos modos, no podemos dejar de reparar sobre lo que Martín – Barbero alerta en el caso de las experiencias de comunicación alternativa en América Latina:

“Un propósito fundamental parece definir lo alternativo en materia de comunicación en Latinoamérica: transformar el proceso, la forma dominante y normal de la comunicación social, para que sean las clases y los grupos dominados los que tomen la palabra. Y en ese sentido la comunicación alternativa no es aquí nada nuevo ya que desde las experiencias pioneras de Paulo Freire, la comunicación alternativa ha estado ligada más a la libración del habla, de la actividad y la creatividad popular que a la potencia o el tipo de medios utilizados. No estoy afirmando que las alternativas de comunicación popular deban ser únicamente marginales a los grandes medios, que no pueden existir alternativas que involucren a los medios masivos, estoy alertando contra la ya vieja y peligrosa ilusión – mcluhiana – de que lo alternativo pueda venir del medio en sí mismo.” (1)

La superación de esas dificultades dependerá de la forma en que evolucionen los movimientos antisistémicos y de las políticas que sigan para incrementar su fuerza. Por todo esto, resulta imprescindible que a la lógica del pensamiento crítico se añada la lógica de la construcción de alternativas. Éstas serán, en la teoría y en los actos, móviles, cambiantes, constructores de fuerzas sociales que se propongan objetivos a corto plazo y que hagan posible alcanzar otros a mediano y largo plazo.

El lema de que Otro Mundo es Posible convoca a una variedad de significados. Sirve para no caer en el conformismo pues éste contribuiría a darnos por derrotados de antemano. Pero – al mismo tiempo - no puede ni debe ocultarnos los obstáculos a que cualquier proyecto alternativo se enfrenta.


Nota:

(1) Martín – Barbero, J. Oficio de Cartógrafo, Primera Parte: Años ´70 / ´80 - Configuración Latinoamericana del Campo, Pág. 118