sábado, 22 de diciembre de 2007

Sobre el E-learning

Por Alejandro Ruiz Balza


El mundo digital trae consigo una serie de oportunidades para la comunicación y la educación. Por ejemplo, ir más allá de los tradicionales textos para pasar a los juegos de construcción del hipertexto, o de los tradicionales medios a los espacios de la multimedia, significa una revolución en las tecnologías, y en los posibles aprendizajes que pueden desencadenarse, como nunca la hemos vivido.

Sin embargo, paradójicamente hoy más que nunca los educadores se vuelven un actor clave para el diseño seguimiento y calidad pedagógica que posibilite que realmente se genere aprendizaje y no mero entretenimiento.

Como Comunicologos contamos con un universo abierto de herramientas pedagógicas para enriquecer nuestras propuestas de información, para integrar Teoría y Practica, para dar unidad de sentido sin perder diversidad de puntos de vista y enfoques, etc..

Acerca del e-learning.

En dicho marco el e-Learning, entendido como una experiencia de aprendizaje que integra Técnicas de Capacitación, Habilidades de Comunicación y Tecnología Multimedia de última generación aplicada al desarrollo y compromiso de los usuarios con la AutoCapacitación para el Desarrollo Profesional cualquiera sea su Ámbito Laboral, resulta una herramienta más que interesante para la Comunicación en la Educación.

Entre sus beneficios se encuentran la baja en el tiempo de capacitación con el consiguiente ahorro en horas hombre, gastos de logística y desplazamiento. Con esta tecnología resulta muy sencillo realizar soluciones “a medida” al tiempo que se invierte una vez y el sistema le permite capacitar muchas veces y en los horarios más convenientes para los usuarios, con entornos de simulación que favorecen "aprender en la práctica", con el debido seguimiento personalizado de cada participante, mejorando la motivación y productividad de sus recursos humanos y la performance general de su organización.

Los Servicios que generalmente se ofrecen para el desarrollo de soluciones de e-learning a medida de las necesidades de las organizaciones se encuadran entre los siguientes parámetros generales:

Capacitación ligada a los objetivos estratégicos de su organización,
su historia y cultura organizacional.

Contenidos de Capacitación a la Medida de sus necesidades.

Capacitación ligada a las competencias y desarrollo personal de los usuarios.

Campañas de Comunicación y Difusión Interna para ampliar y facilitar la utilización del e-Learning.

Seguimiento personalizado de los Usuarios.


Hacia la Capacitación Permanente.

Cuando una persona ha concluido su educación formal – sea cual fuere el nivel alcanzado – lejos de querer decir que ya no tiene más que aprender empieza un nuevo camino.

Este camino es el de la Capacitación Permanente en la utilización de los medios y modalidades que se le han ido brindando en cada etapa de su formación para seguir aprendiendo. En el ámbito de las organizaciones contemporáneas estas habilidades resultan clave para mantenerse actualizado y en sintonía con las demandas del mercado.

Desde la perspectiva de la Comunicación en la Educación, facilitar los procesos para la educación permanente es una herramienta clave con la que los comunicólogos - integrados transdisciplinariamente con todos aquellos profesionales del campo educativo- debemos comprometernos, tanto como usuarios y como proveedores, para contribuir a facilitar y optimizar la capacidad personal y organizacional de utilizar en la promoción del aprendizaje los más ricos recursos humanos y tecnológicos aplicados al desarrollo y democratización del conocimiento.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Las 5 R de la Comunicación Estratégica

Por Celeste Neyra y Mariano Wiszniacki

En la actualidad las organizaciones reconocen que pueden -y quieren- actuar para manejar intencionalmente su Imagen, de modo tal que les permita generar en sus públicos una determinada identificación con esa Imagen y por lo tanto, con la organización.

El campo de la comunicación cuenta con múltiples herramientas para planificar y desarrollar una estrategia para comunicar una Imagen de la organización que sintetice sus puntos fuertes.

Nuestro trabajo como comunicólogos en una organización (así sea una empresa o una organización sin fines de lucro) requiere establecer las dimensiones que abarcará nuestra intervención. En algunos casos podemos realizar un Diagnóstico o una Auditoría de Imagen que nos permiten observar la situación en un momento determinado y nos proveen insumos que utilizaremos para definir los sistemas que construyen la Imagen. Luego diseñaremos la estrategia para comunicarla.

Justo Villafañe afirma que “la virtualidad que tiene la Imagen Corporativa como instrumento de gestión es su posibilidad de representar unitariamente todas las capacidades competitivas de la empresa” (1). De esta forma la organización se entiende como un “sistema corporativo global”.

La posibilidad de representar unitariamente todas las capacidades competitivas de una organización aparece cuando nos enfrentamos a la tarea de realizar un producto específico de comunicación, como pueden ser un brochure institucional, una carpeta de presentación o una página web, entre otros.

¿Cómo podemos desarrollar esos productos si no contamos con los resultados de un Diagnóstico o una Auditoría de Imagen? (2)

Siguiendo los siguientes pasos, podemos hacernos de la información necesaria para generar estos soportes de comunicación. Además es fácil recordarlo: se trata de las 5 R de la Comunicación Estratégica.

Relevar: buscar todo el material posible que dé cuenta de las definiciones institucionales y de servicios que haya realizado la organización a lo largo de su trayectoria. Apelar a archivos viejos y hasta cajas en desuso puede ser útil para la tarea del comunicólogo.

Recuperar: el relevamiento debe partir del concepto de que ningún material es desdeñable. Por lo tanto, en esa búsqueda podremos encontrar documentos (de texto, audiovisuales), papeles, conceptos que podrán reflotarse para la elaboración de una carpeta definitiva.

Repensar: una vez que contamos con todo el material, el próximo paso es comenzar a reflexionar sobre la organización, analizando a conciencia los documentos, para conceptualizar con claridad la historia, misión, visión y valores, entre otros aspectos que formarán parte de las definiciones institucionales. Este paso, además de clave, suele ser el que mayor dedicación requiere ya que implica un proceso analítico largo y difícil, una mirada sobre sí misma que es necesaria que la organización realice.

En este recorrido, para el comunicólogo será fundamental una escucha atenta. Trabajar en la reconstrucción de un discurso, enlazando la cadena de significantes de la institución será clave para plasmarlo luego en un documento que dé cuenta de la identidad institucional.

En ese sentido, debemos saber que, en tanto asesores en comunicación organizacional, nos enfrentaremos con las resistencias y ansiedades de los miembros de la institución. También este camino nos permitirá conocer mejor los flujos comunicacionales -y de poder- que existen y que se ponen en juego ante nuestra intervención.

Reordenar: establecer criterios de organización de los contenidos. Es recomendable armar un esqueleto o maqueta de los títulos de cada segmento o sección de la carpeta. Esto nos ayudará a empezar a visualizar como quedará el producto y así también calmar las posibles ansiedades de la organización.

Reescribir: una vez entonces con la información ordenada y esquematizada podremos ponernos a redactar. Tengamos presente que parafraseando a Roland Barthes (3) no hay un “grado cero de la escritura”, no partimos de la nada y no es recomendable tampoco intentar generar un drástico cambio del estilo que, consciente o inconscientemente, ya tenía la organización. Debemos pensar más como “editores” de un discurso que como “creadores”.

Durante el proceso de redacción de la carpeta, es buen ejercicio considerar las competencias del público destinatario al que apelamos y la identidad de la organización con la que trabajamos. Una buena combinación de ambas nos permitirá alcanzar resultados satisfactorios.

Ordenar los contenidos desde lo más hacia lo menos importante incluyendo en el primer párrafo la información fundamental es otra de las reglas que conviene seguir en la redacción de la carpeta. Se trata de la metáfora de “la pirámide invertida” que plantean los manuales de periodismo norteamericanos para ordenar la noticia.


Notas:

(1) Villafañe, Justo, Imagen Positiva: Gestión estratégica de la imagen de las empresas. España, Pirámide, 2002.

(2) Justo Villafañe se refiere a Empresas, debido a su importante experiencia en la Consultoría de Comunicación e Imagen en España.

(3) Barthes, Roland, El grado cero de la escritura: seguido de nuevos ensayos críticos, México, Siglo XXI Editores, 1986.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Opinión Pública VII: La Naranja Mecánica

Por Gisela Denise Wisniacki

“En la fragua de mi espíritu se ha ido forjando un significado particular de la gran palabra realidad; yo miro la realidad, que antes despreciaba tanto, y tiemblo…”.
-Bielinski-


‘¡La palabra fundadora ha muerto. Que viva la fragmentación!’, grita el mundo de hoy.El filósofo George Setiner señala que lo que caracteriza a la sociedad contemporánea es el ascenso del comentario en detrimento del mensaje original, que tiende a desaparecer: “Si la palabra de Cristo se hubiera transmitido por los medios actuales nos hubiéramos vuelto paulistas y no cristianos, ya que fue San Pablo el que hizo la mediación más fuerte. El mensaje moderno favorece más al mediador que al productor”, dice Regis Debray.

La mediación de la mediación de la mediación (la rosa es la rosa es la rosa es la rosa es la rosa) envuelve a la sociedad contemporánea en un laberinto de dificilísima salida. Algunos sostienen que los medios de comunicación amplían el espacio público merced a su transnacionalización; otros, que lo achican en tanto que lo reducen a un lugar de re-presentación política (los medios anquilosando el sentimiento futbolístico), haciendo suplantar la ‘asamblea’ por la ‘audiencia’. Semejante disparidad de opiniones demuestra la riqueza de variedad y co-implicación a la que ha llegado el mundo.

También el deseo ha sido fragmentado. El deseo ha sido como escondido, como subsumido en un lugar oscuro. Entre ese espacio representado, mediado, se ha perdido. Cabe preguntarse si el hombre moderno tiene la capacidad suficiente para soportar esta clase de realidad, si tiene la tolerancia suficiente para vivir como tal, como hombre, en este estado de cosas. Escindido entre su vida cotidiana y su pensamiento de una manera casi desgarradora, para él ¿murió el encanto?:“Yo hablo de la necesidad de una revolución subjetiva en la inteligencia, en la sensibilidad, en el deseo y en las relaciones sociales. El deseo, en particular, es algo totalmente explotado en la sociedad capitalista, en la publicidad, en el consumo. Siempre se trata de una neutralización del deseo, que consiste en proponer módulos de deseo estandarizado” (1).

Vivimos inmersos en una ‘falsa verdad’ (2), como si la historia se hubiera corrido sutilmente de su centro, casi sin darse cuenta, mientras corre un velo sobre la ‘realidad pura’: “Una sociedad democrática no puede aceptar este tipo de participación, que implica una responsabilidad compartida en cuanto a los efectos y un delegar en cuanto a las causas, así como una inmediatez de la participación en el desastre y una irresponsabilidad espectacular. El ‘tiempo real’ trastorna los mecanismos de la representación democrática” (3).

La inmediatez cotidiana del conocimiento mediatizado de la realidad enfrentado con un desconocimiento impotente se transforma en una mezcla rara difícil de sostener.

Tal vez, las nuevas tecnologías retomen algún tipo de sustento o de soporte sobre la realidad, para que los hoy pequeños sectores de la sociedad que tienen algo que decir se unan y se fortalezcan para construir otro espacio público en el que se restituya la palabra.

Quizá, las próximas tecnologías tengan la capacidad de producir un efecto como el de Alicia cruzando el espejo. Una realidad pura-mediatizada, pero que recupere, al menos, ese aproximamiento a lo tangible.

Notas:

(1) Félix Guattari (reportaje realizado por el diario Clarín, Jorge Halperín, 3-11-1991). Al respecto, este psicoanalista agrega: “Porque en el deseo hay siempre un vértigo, un miedo, una angustia. Una toma de conciencia de esta cosa extraordinaria que es saber en qué consiste el hecho de estar en este planeta. Pero en el deso controlado por los medios de comunicación no se quiere saber de la existencia de la muerte, de la enfermedad, de la pasión, de la vejez, de la riqueza poética del mundo (…) La subjetividad infantil es tal vez la más rica, la más polifónica. Por eso hay que hacer una diferencia entre la subjetividad de la infancia y lo que llamo la infantilización de los adultos (la pérdida de la inocencia, diríamos en esta monografía), que consiste en infantilizar la infancia, en perder lo que tiene la infancia de color vivo, la capacidad de ruptura con la significación dominante, la capacidad de percibir la vida vegetal, la vida animal, la relación cósmica y un cierto tipo de erotismo multidimensional. En resumen, hay que escaparse de las imágenes estandarizadas de la vida cotidiana”.

(2) El concepto de ‘falsa verdad’ acuñado por Noam Chomsky, fue mencionado por el periodista Hernán López Echagüe durante el programa televisivo “Las patas de las mentiras”. De por sí, “Las patas de las mentiras” critica el espacio público de hoy, por excelencia televisivo, desde el mismo soporte: la televisión (el medio da para todo). Pero lo más llamativo es que López Echagüe mencionó el concepto en el siguiente contexto: fue invitado al programa para hablar de su libro “El Otro”, sobre el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Eduardo Duhalde. Tan mezclada está la significancia del espacio público actual y tan difusos sus límites, que en “Las patas de las mentiras” se mostró un tape en el cual el político se defendía de las acusaciones endilgadas por el periodista en el programa de Mariano Grandona “Hora Clave” (rodeado por toda su familia) mientras que el periodista declamaba que iría con ‘todas las pruebas’ a la justicia y que no las haría públicas ante las cámaras de televisión.

(3) Toni Negri (en el artículo “Comunicación y Democracia”, Pág. 12. 26-02-1991.

sábado, 3 de noviembre de 2007

La Academia en Tiempos de Red: Citas Bibliográficas de Recursos Electrónicos II

Por Fernando Marino Aguire

Antes de ingresar en detalle en las particularidades de las Citas Bibliográficas de los Recuros Electrónicos, es oportuno recordar algunas convenciones generales que se aplican a las referencias bibliográficas en general, y otras que se aplican a este tipo de recursos en particular.

Transliteración o romanización: Debe estar de acuerdo a la norma internacional apropiada (1). Se aplica cuando no es posible reproducir con el medio que se está utilizando alguna tipografía en particular o bien en forma complementaria al original, entre corchetes.

Abreviaturas: Los nombres que forman parte del autor, editor, etc., se pueden reducir a iniciales, siempre y cuando se tenga la certeza de que no inducirá a confusiones. En los títulos, lugares, organizaciones, etc., se pueden utilizar las abreviaturas de uso corriente si existieran, y evitando siempre generar ambigüedades. En el caso que se utilicen abreviaturas que excedan las de uso común, deberán estar consignadas en una nota o tabla.

Mayúsculas: La utilización de las mayúsculas debe corresponderse con la lengua de la cual se extrajo la información.

Caracteres Tipográficos: Se pueden utilizar distintos caracteres tipográficos para distinguir o destacar elementos dentro de la cita, teniendo en cuenta que para los títulos de obras principales se utilizan siempre bastardillas o subrayado, y que para las partes de una obra (un capítulo, un artículo de un periódico, etc., se utiliza entrecomillado).

Correcciones y adiciones: Puede añadirse información adicional en una referencia para corregir errores evidentes en una fuente, para traducir información, para precisar la identificación de personas o lugares que estuvieran incompletas, etc., siempre que se agreguen entre corchetes o entre paréntesis y quede debidamente clara cuál es la información original.

Título desconocido: Cuando no se encuentra el título en un documento electrónico o en la documentación que lo acompaña (para el caso que esté guardado en un soporte físico), corresponde colocar las primeras palabras del documento seguida de puntos suspensivos (“…”) a modo de título, y agregar una descripción del contenido entre corchetes.


Los Medios Electrónicos

Cuando hacemos referencias a medios electrónicos, básicamente estamos hablando de materiales contenidos en sitios de Internet en la WWW o en algún tipo de soporte físico: CD-ROMs, discos, cintas magnéticas.

Cuando es necesario realizar una cita de documentación con esas características, la referencia a las mismas se debe colocar entre corchetes:

CARROLL, Lewis. Alice’s Adventures in Wonderland [en línea]. Texinfo ed. 2.1. [Dortmund, Alemania]: WindSpiel, noviembre 1994 [citado febrero 10, 1995]. Disponible en WWW: http://www.germany.eu.net/books/carroll/alice.html. Disponible también en versiones de PostScript y ASCII de Internet: ftp://ftp.Germany.EU.net/pub/books/carroll/.

O bien:

AXWORTHY, Glenn. Where in the World is Carmen Sandiego? [disco]. Versión para IBM/Tandy. San Rafael (Calif.): Broderbund Software, 1985. 1 disco de computador; 5/4 in. Acompañado por: 1986 World Almac and book of Facts. Requerimientos del Sistema: compatibilidad con IBM/Tandy; 128 kB RAM; MS DOS serie 2.0, 3.0; requiere adaptador de gráficos. Diseñadores: Gene Portwood y Lauren Elliot.

En términos generales, los siguientes deben ser los datos que se informan cuando se cita un recurso de origen electrónico:

Responsabilidad principal (2) (Requerida)
Título (Requerido)
Tipo de medio (Requerido)
Responsabilidad secundaria (3) (Opcional)
Edición (Requerida)
Lugar de publicación (Requerido)
Editor (Requerido)
Fecha de publicación (Requerida)
Fecha de actualización/revisión (Requerida)
Fecha de citación (Requerida para documentos en línea; Opcional para otros)
Serie (Opcional)
Notas (Opcional)
Disponibilidad y acceso (Requerido para documentos en línea; Opcional para otros)
Número normalizado (Requerido)


Por último, y tal vez esto es lo más importante, el criterio adicional que deben contener las citas de recursos electrónicos es el “sentido común”. Debemos tener en cuenta que dada la volatilidad de este tipo de materiales, todo tipo de información que asegure que quien la esté leyendo pueda acceder al original es bienvenida.

En definitiva, al igual que en cualquier otra cita académica, lo central es asegurar la honestidad intelectual, compartir la información con el conjunto de la comunidad académica y facilitar el máximo el acceso a la misma. Si tomamos en cuenta todos estos factores, no nos equivocaremos.


Notas:

(1) Para la transliteración de los alfabetos griego y cirílico (utilizado por el ruso, entre otras lenguas) puede consultarte la ya mencionada obra de Eco, Humberto: Cómo se hace una tesis, Barcelona, Gedisa, 1986.


(2) O autor. En el caso de obras colectivas, al igual que en las citas tradicionales, se hace referencia al editor o compilador.

(3) Por ejemplo, cuando estamos citando el artículo de un autor dentro de una obra mayor.

viernes, 19 de octubre de 2007

Internet y Marketing On-Line III

Por Mariano Wiszniacki


En anteriores entregas hemos trabajado sobre una introducción a la comunicación publicitaria online, analizando sus principales herramientas, sus formas de contratación y sus mecanismos de medición. El paso siguiente, si decidimos gestionar en este terreno, es organizar una estrategia de marketing online que contemple los objetivos que tenga la marca, empresa o institución con la que nos relacionamos.

Lo primero que es necesario definir, entonces, es el objetivo de la campaña. Una acción de marketing puede tener como objetivo generar ventas o construir, darle prestigio o reforzar la presencia de una marca, apuntando a formar clientes fieles o fidelizados, que suele englobarse bajo el concepto de branding.

De cualquiera modo y para ambos casos es necesario establecer los métodos más eficaces para atraer demanda. Esto implica construir las formas para forjarnos visitas y que en lo posible esas visitas redunden en algún tipo de beneficio más o menos inmediato.

Podemos definir tres formas para atraer tráfico hacia nuestra Web, que no son las únicas pero sí las más habituales:

1. Links
2. SEM (Marketing en buscadores)
3. E-Mail marketing

1. Existen varias formas de generar tráfico a través del linkeo desde otras páginas. En campañas de enlaces es esencial pensar estratégicamente cuáles pueden ser marcas, y por tanto sitios/portales, que pueden compartir con el nuestro no sólo contenidos, sino públicos, imagen o rama de productos. Existen varias opciones para una estrategia de links.
La primera opción es apuntar enlaces desde sitios que ofrecen productos “subsidiarios” del nuestro. Por ejemplo, colocar un link hacia una web que ofrece venta de neumáticos, desde el sitio de una automotriz.
Otra forma altamente fructífera supone producir artículos periodísticos o espacios fijos de contenido que hablen sobre nuestra marca en otras páginas.
La tercera posibilidad es el llamado Cross Linking. Se trata del cruce de links entre dos páginas, incrementando el tráfico en ambas y mejorando la ubicación en los buscadores como Google, que analizan también las visitas que reciben los enlaces que linkean a nuestra página para determinar su ranking en una búsqueda.

2. El marketing en buscadores en realidad engloba diferentes metodologías de trabajo. La primera de ellas es el PPC o Pay Per Click. Se trata de colocar un anuncio en un buscador, de modo tal que cuando alguien ingresa una palabra clave en ese motor de búsqueda aparecerá nuestro anuncio. Cada click que se haga sobre el anuncio, que redirecciona a nuestra página, se paga. El sistema más conocido es el Adwords de Google. Son aquellos avisos que aparecen destacados a la derecha de la pantalla cuando hacemos una búsqueda.
La segunda de las formas del marketing en buscadores es la optimización, conocido como SEO (Search Engine Optimization). Refiere a una serie de técnicas desarrolladas para lograr que nuestra página alcance las primeras ubicaciones en una búsqueda por keyword (palabra clave). En este caso, el tráfico que generamos hacia nuestra Web es gratuito, pero el trabajo de lograr esa ubicación demora un tiempo. Una estrategia recomendable entonces es combinar el PPC con un trabajo de SEO de largo alcance.

Una cuestión que puede parecer una perogrullada pero que es vital, es la elección de las palabras clave sobre las que trabajaremos tanto en un proceso de optimización como en una contratación de un sistema PPC. La selección de palabras debe ser precisa, contener la mayor cantidad de combinaciones posibles y considerar todos los elementos de la planificación de la campaña (objetivos, públicos destinatarios, etc). Una mala elección redundará en tiempo y dinero tirado a la basura.


3. Las acciones de email marketing son otras de las formas no desdeñables de producir demanda. Aquí es primordial saber que libramos una dura batalla contra el correo basura que todo internauta recibe a diario. Por lo tanto es fundamental trabajar sobre la creatividad de la pieza/mail haciéndola atractiva y dinámica, de modo tal que no termine, como tantos otros mensajes, en la carpeta de eliminados
.

sábado, 6 de octubre de 2007

Opinión Pública VI: Hacia la Sociedad de Masas

Por Gisela Denise Wisniacki

Una opinión basada en la Razón, hija de la Ilustración, fundada sobre la argumentación pública y la discusión racional, dirigidas sobre la base de la libertad formal y la igualdad de derechos; una opinión “culta” (1), deja paso, ahora a la opinión pública nacida de la sociedad de masas: “La opinión pública no es ya ese concepto heredado de la Ilustración, concepto normativo de una opinión (idealmente) formada con la razón. Designa más bien a la masa segmentada de opiniones particulares en las que se expresan intereses divididos y hasta conflictivos”. (2)

La opinión pública es delegada hacia un nuevo tipo de representación que esta vez no se caracteriza por un ‘código noble’: es el Parlamento y la Prensa. La cantidad numérica que abarca al total del “público” se agranda ahora y el espacio es toda la humanidad. “(…) el carácter público de la opinión, es decir, su representación institucionalizada en la Prensa y el Parlamento, ya no puede ser identificada como antes con algo así como una ‘voluntad general’ digna de ese nombre” (3).

“A la imagen del hombre que nos presenta el Iluminismo –al ser racional que debate sus opiniones en el campo abierto de la libre polémica a través de un proceso discursivo- la sustituye un hombre cuyas opiniones no son sino la justificación de impulsos racionales que él mismo desconoce” (4).

Algunos pensadores inmersos en la sociedad de masas advierten sobre procesos ‘irracionales’: “el hombre masa (…) movido por impulsos irracionales cuyo origen y naturaleza le son ocultos y en nombre de ideologías que son meros clisés o estereotipos, y que constituyen las antípodas mismas del fruto largamente madurado de su raciocinio y reflexión (5).

Pareto y Freud son los exponentes. No se trata aquí de explayarse sobre sus teorías (de los residuos y las derivaciones y el psicoanálisis, respectivamente), pero sí dejar sentado que siempre se intuyó que ‘algo’ no encajaba dentro de este esquema tan representativo, tan formal y tan racional que parece querer esconder la naturaleza más primigenia del hombre.

Después de la primera época de la burguesía, en plena sociedad de masas, la palabra pierde fuerza nuevamente para el ciudadano, diluída entre una representación formal, y una cantidad infinita de voces que no se encuentran, ni se tocan, ni se escuchan.

Notas:

(1) Cabe destacar que la modalidad de la primera opinión pública burguesa (en el sentido de una opinión ‘autorizada’) persiste y mantiene su influencia hasta el día de hoy. Así, el Diccionario Consultor Político (J.C. de la Vega, Librograf Editorial S.R.L.) editado recientemente, en 1884, define a la Opinión Pública de la siguiente manera: “(…) En primer lugar, no puede ser confundida con la suma de opiniones individuales, frente a cualquier situación colectiva. La opinión pública es una opinión autorizada y calificada, porque se refiere a fenómenos y principios que tienen una cierta importancia y significación, y ejercen influencia en la vida de la sociedad. Por el contrario, la suma de opiniones individuales, sobre cualquier fenómeno colectivo, ya se trata de un acto político, como de un espectáculo artístico, no constituye lo que propiamente se denomina opinión pública, sino que representa la opinión del público”.

(2) El Nuevo Espacio Público. Cap. I. Las transformaciones d ela publicidad política. J.M. Ferry. Editorial GTedisa. Barcelona 1995. pág. 17.

(3) El Nuevo Espacio Público. Cap. I. Las transformaciones d ela publicidad política. J.M. Ferry. Editorial GTedisa. Barcelona 1995. pág. 17.

(4) La Opinión Pública y la Propaganda. Capítulo III. Surgimiento y crisis de la noción de opinión pública, por Gino Germani. Editorial Paidos. 4ta. reimpresión. México 1993.

(5) Ibidem
.

lunes, 17 de septiembre de 2007

Antes y Después de Chiapas

Por Karina Aphal


Entre algunos de los destacados autores que trabajan el tema de la Sociedad de la Información, Armand Mattelart y Manuel Castells mencionan el término Netwar como aquel que se aplica a las nuevas formas de conflictos de baja intensidad protagonizados por actores no estatales que cortocircuitan las jerarquías gubernamentales a través de las redes informáticas reclamando y exigiendo respuestas por esta misma vía. Dentro de la denominación de actores no estatales los estrategas incluyen tanto a los movimientos llamados activistas o participativos como a las organizaciones no gubernamentales, los movimientos guerrilleros, los terroristas o los cárteles de la droga.

Mattelart comenta que “una estrategia en concreto ha cautivado la precoz atención de los especialistas: la que fuera desarrollada por el movimiento neozapatista desde diciembre de 1994, fecha de su primer campaña de información internacional. Retransmitida por internet a través de una red de organizaciones no gubernamentales en el interior de México, EEUU y en Canadá (que ya se había constituido y movilizado previamente con ocasión de las protestas contra el Tratado de Libre Comercio suscripto por estos 3 países), esta primer acción había logrado que interviniera la presión internacional contra la ofensiva programada por el ejército para liquidar la guerrilla de Chiapas. Desde entonces, las revistas del ejército norteamericano y los asesores militares han incluido esta experiencia entre los casos prácticos. La RAND incluso ha producido, a petición del Pentágono, un informe titulado The Zapatista Netwar in México. La formalización de la doctrina está aguijoneada por el diagnóstico sobre la vulnerabilidad de las redes frente a los ataques de grupos terroristas o de piratas informáticos organizados (Hackactivists)”. 1

Por su lado, Manuel Castells agrega que “los expertos de la Rand Corporation, que habían previsto la posibilidad de las “guerras red” desde 1993, coinciden con este análisis: la fuerzas revolucionarias del futuro puede que estén compuestas cada vez más por extensas redes multiorganizacionales que no tengan una identidad nacional particular, reclamen surgir de la sociedad civil e incluyan a grupos e individuos agresivos, expertos en el uso de tecnología avanzada para las comunicaciones, así como de municiones. Los zapatistas parecen haber hecho realidad las pesadillas de los expertos del nuevo orden global”.2

Con las afirmaciones sustentadas por el informe de la RAND 3 para el Pentágono sumadas a la popularidad que han adquirido los comunicados publicados por el SubComandante Marcos – Líder del Movimiento Zapatista - en la Red, podríamos sostener que desde Chiapas se ha marcado un antes y un después en los modos de utilización de Internet al servicio de la lucha antiglobalización.

Historia del Movimiento: El 1 de enero de 1994 en el estado mexicano de Chiapas se inició una rebelión contra el gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI), presidido por Carlos Salinas de Gortari luego de años de denuncias y luchas por la deforestación de la Selva Lacandona y los Altos Mexicanos lo que además de afectar el medioambiente hacia inviable la supervivencia de las Comunidades Indígenas de la Zona. La rebelión se realizó aprovechando que en esa fecha se producía la incorporación de México al Tratado de Libre Comercio Norteamericano (TLC) con lo cuál se sumaba al país a un proyecto más de los que dan cuenta de la situación generada por la globalización neoliberal.

El grupo que encabezó la rebelión se autodenominó Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), adoptando en su denominación el nombre del líder revolucionario mexicano de principios del siglo XX, Emiliano Zapata.

El motivo explicito de la sublevación fue la protesta ante la situación de extrema pobreza de los indígenas y campesinos de todo el país, la reivindicación de propiedad sobre las tierras arrebatadas a las comunidades indígenas, un mejor reparto de la riqueza y la participación de las diferentes etnias tanto en la organización de su Estado como de la República en su conjunto, con el objeto de que fueran respetadas y valoradas las diferentes culturas de los grupos que viven en todo el país. Pese a ser uno de los estados mexicanos que posee mayores recursos naturales (petróleo, maderas, minas y tierras fértiles para la práctica agrícola), en Chiapas es donde la desigualdad entre los distintos sectores sociales se ha mostrado históricamente de una manera más patente, ya que su organización sociopolítica sigue apoyada en las viejas estructuras sociales y políticas de carácter autoritario y latifundista.

La ocupación de diversos Municipios fue respondida con el envío de tropas federales a las ciudades tomadas por el EZLN, con enfrentamientos entre los indígenas y campesinos, de un lado, y el Ejército Federal, de otro, en las principales ciudades del estado, incluidas San Cristóbal de las Casas y Ocosingo.

Este clima de violencia hizo que el gobierno mexicano enviara mediadores como el ex jefe de gobierno (alcalde o regente) del Departamento del Distrito Federal, Manuel Camacho, y el obispo de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz García, quienes negociaron una salida pacífica al conflicto a cambio de ciertas concesiones, entre las que se encontraba la supresión del candidato del PRI al gobierno del estado, perteneciente a la oligarquía chiapaneca. La Iglesia de dicho estado apoyó el diálogo y se mantuvo al lado de los indígenas y campesinos, defendiendo sus derechos más básicos. No obstante la tregua obtenida, se abrió en la zona un clima de hostilidades que dejó sin solución el conflicto.

Como resultado de la Consulta Nacional por la Paz y la Democracia realizada en agosto de 1995, el 1 de enero de 1996 los zapatistas dan a conocer la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona con la invitación a la sociedad mexicana de leerla, discutirla y – si estaban de acuerdo - trabajar para construir una nueva fuerza: el Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN). Algo nuevo y bueno (según sus propulsores), un espacio en el que se encontrarían los zapatistas de la sociedad civil con los zapatistas del EZLN para que, pacíficamente, lucharan por reconstruir la Nación.

El 19 de enero de 1996, el gobierno y la guerrilla alcanzaron el primer consenso: incorporar en la Constitución el reconocimiento de la autonomía indígena. Meses después, el EZLN acordó transformarse en un grupo político para participar en una mayor democratización del país. La paralización del proceso de acuerdos firmados con el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León, tras el intento de éste ya en marzo de 1996 de adecuarlo a la Constitución mexicana, motivó la creación de dicho Frente. Después de un periodo de promoción que incluyó varios encuentros nacionales de los Comités Civiles de Diálogo, el FZLN realizó su Congreso Fundacional del 13 al 16 de septiembre de 1997 en la Ciudad de México.

Con la presencia testimonial de más de mil representantes de las comunidades indígenas zapatistas fue anunciada en la capital mexicana la creación del Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN) como brazo político del zapatismo, después de una multitudinaria manifestación. De este Congreso emanaron los Documentos Básicos del FZLN: Principios, Programa de Lucha y Plan de Acción.

El FZLN se define como una nueva fuerza política y de nuevo tipo, en construcción. Es una organización civil y pacífica, independiente y democrática, mexicana y nacional que lucha por la democracia, la libertad y la justicia en México.

Una nueva fuerza política que se asume sólo como una parte de un amplio movimiento opositor. No se considera un partido político ni aspira a la toma del poder, sino que lucha por la democracia de que el que mande, mande obedeciendo.


El 22 de diciembre de 1997, un grupo paramilitar asesinó en la localidad chiapaneca de Acteal (Municipio de Chenalhó) a varios centenares de campesinos, en una zona cercana a la dominada por los zapatistas. El presidente Zedillo aceleró el proceso negociador con los revolucionarios y destituyó al ministro del Interior, Emilio Chuayffet, al tiempo que se procedía a la persecución y detención de los criminales, así como al cercamiento del cuartel general zapatista en la Selva Lacandona a principios de enero de 1998 por parte del Ejército mexicano, sin obtener la captura del SubComandante Marcos.

El 2 de abril de 1998 resultó arrestado el general Julio César Santiago Díaz bajo la acusación de complicidad en la matanza de Acteal, ya que su destacamento se inhibió de socorrer a los atacados. Dos meses más tarde, el obispo Samuel Ruiz García abandonó su mediación entre el gobierno de Zedillo y los zapatistas después de acusar al primero de perseguir su actividad conciliadora. Asimismo, la Comisión Nacional de Intermediación presidida por Ruiz se disolvió de inmediato. De otro lado, a mediados de ese mismo mes de junio murieron nueve personas en un choque entre las fuerzas de seguridad y miembros del EZLN en El Bosque, concretamente en el Municipio de San Juan de la Libertad, que había sido instituido por los zapatistas en diciembre de 1994 y que estaba siendo desmantelado por el Ejército mexicano en el momento del combate.

El proceso de paz en Chiapas se reanudó, dos años después de su interrupción, el 20 de noviembre de 1998. Tanto el Congreso mexicano como el EZLN abrieron en San Cristóbal de las Casas nuevas negociaciones a través de la Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa), compuesta por 18 delegados de los principales partidos y 29 miembros del movimiento. Tres días más tarde, las conversaciones fueron abandonadas por los zapatistas sin haberse logrado avance alguno.

El camino hacia la paz vivió un hito histórico en 2001, durante la presidencia de Vicente Fox. El 24 de febrero de ese año, Marcos y otros 23 líderes zapatistas iniciaron en San Cristóbal de las Casas una marcha pacífica hacia la ciudad de México, a la que llegaron el 11 de marzo tras haber recorrido 12 estados.

El día 28 de ese último mes, un miembro del EZLN habló desde la tribuna del Congreso mexicano, defendiendo la aprobación de una ley sobre derechos y culturas indígenas que concediera también una amplia autonomía a las 57 etnias del país. Fue el punto de partida para la reactivación del diálogo con el gobierno de Fox, que ya en diciembre del año anterior (cuando inició su mandato) había elevado al Congreso un proyecto de ley en tal sentido y desmantelado retenes militares en Chiapas.

Actualmente, las relaciones entre el movimiento zapatista y el gobierno se mantienen en una tensa calma. Con respecto al SubComandante Marcos, si bien en el momento de conformación del brazo político del zapatismo – el FZLN – prefirió dar un paso al costado y centrarse en la lucha original del movimiento, actualmente está incursionando en la actividad política con la promesa de garantizar la representatividad de los indígenas en el gobierno mexicano.

Miembros: Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), como decíamos antes, es una organización armada mexicana constituida por campesinos pertenecientes a los grupos indígenas chamula, tzeltal, tojolabal, chol y lacandón. También los miembros del Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN) forman parte del movimiento.

Objetivos y Actividades: Entre los objetivos – además de la permanente lucha por la reafirmación de la identidad de los indígenas mexicanos y chiapanecos, en particular – mencionan los siguientes:

· Luchar por que tierra, techo, trabajo, pan, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz sean una realidad para todos los mexicanos.

· Ser un espacio de encuentro de voluntades y pensamientos.

· Organizar las demandas y propuestas de los ciudadanos para que el que mande, mande obedeciendo.

· Organizar la solución de los problemas colectivos, aun sin la intervención de los partidos políticos y el gobierno mexicano.

· Luchar contra el sistema de partido de Estado.

· Luchar por un nuevo Constituyente y una nueva Constitución.


Notas:

[1] Mattelart, A. Historia de la Sociedad de la Información. Capitulo 6: la Sociedad Global de la Información: un envite geopolítico, Pág, 137.

2 Castells, M. La Era de la Información: Economía, Sociedad y Cultura. Volumen I: La Sociedad Red. Capítulo 2: La otra cara de la Tierra. Movimientos Sociales contra el Nuevo Orden Global, Pág. 104

3 Aquí hace referencia al Organismo de Investigación del gobierno norteamericano cuya sigla proviene del apócope de Research and Development (RAND).

martes, 4 de septiembre de 2007

Issues Management

Por Alejandro Ruiz Balza

En un mundo de cambios vertiginosos y turbulentos, donde las certezas han quedado a la sombra de la incertidumbre, donde hay que desconfiar de la moda y de las ideas dominantes, donde la evolución de los mercados es una constante, como también el incremento de la movilidad laboral, derivada de la entrada a diferentes políticas públicas. En este contexto el desafío es preparase para lo que vendrá y así estar preparado para los competidores, los nuevos clientes y el aumento de la competitividad empresarial.

Quien tenga responsabilidad sobre el destino de una empresa no puede dejar de ensayar la planificación de escenarios futuros. Ésta es una herramienta valida tanto para el posicionamiento de la empresa como de los productos o servicios. Anticiparse a las posibles eventualidades da mayor flexibilidad y dinamismo al momento de enfrentar las contingencias. Pero para saber que rumbo tomar, las empresas, tanto pequeñas como medianas y grandes, deben poder planificar estratégicamente, mediante la puesta en escena, de posibles situaciones económicas/sociales .

En este contexto resulta imprescindible la gestión anticipada de Información Clave.

¿Que es el Issues Management?

Issue Management, es una disciplina que consiste en el seguimiento de los “temas claves” ( ya sea temas políticos, sociales y económicos) que circularon, circulan y / o circularán en el discurso social, por lo que resultan fundamentales para la toma de decisiones o en el proceso de planeamiento estratégico de la comunicación. El norteamericano Raymond Ewing, considerado uno de los padres del Issues Management, establece tres categorías temáticas:

Temas Corrientes: los que ya están en el proceso legislativo o de regulación.

Temas Emergentes: los que están evolucionando y que darán lugar a leyes y regulaciones en un período que va de un año y medio a tres.

Temas Estratégicos: los que son importantes en el largo plazo y cuyo impacto no será sentido hasta dentro de por lo menos cuatro años. Estos temas son determinantes para el desarrollo de planes estratégicos dentro de la empresa.

Una vez detectados los temas prioritarios se deben detectar los temas relevantes que pueden llegar a afectar a la empresa. Una forma de hacerlo es mediante el rastreo del tratamiento que diferentes medios hacen de la información, para lo cual es imprescindible saber leerla y procesarla (de esta manera se evita la acumulación inútil de información).

Otra técnica puede ser la organización de almuerzos o jornadas de reflexión con estudiosos, periodistas y otros lideres de opinión además de asistir a conferencias y congresos para poder intercambiar impresiones.

Finalmente mencionaremos la Técnica de los Escenarios: Consiste en poder construir una variedad de futuros probables con suficiente antelación como para elaborar estrategias y respuestas operativas. En la detección de los temas con una anticipación suficiente como para poder elaborar estrategias, reside la clave del Issues Management.

sábado, 18 de agosto de 2007

Internet y Marketing On Line II

Por Mariano Wiszniacki


Hemos conocido en la primera entrega algunos elementos básicos del marketing interactivo: banners, pop up, formas de medición del tráfico y algunos aspectos del uso de los buscadores como herramienta de posicionamiento. Es preciso ahora avanzar sobre elementos particulares de este creciente medio.

Uno de los factores que diferencia a Internet de otros medios de comunicación como la radio o la TV abierta es la posibilidad de conocer con más exactitud las audiencias. Si bien, desarrollar una pieza publicitaria implica establecer un público-objetivo, en el caso de otros medios no tenemos mucha certeza de quienes son los verdaderos televidentes o los radioescuchas, independientemente del target que la programación de una cadena televisiva o una señal de radio tengan. La presencia de medios digitales como Internet permiten conocer con más exactitud sexo, edad y preferencias de consumo de quienes entran a un banner, visitan la página de una marca o realizan una suscripción online para recibir información sobre un producto. Internet, entonces, trabaja con públicos mucho más segmentados y permite personalizar mucho más la oferta, simplemente porque tiene mayor información de la demanda. Intentaremos conocer cómo se realiza ese seguimiento de los públicos y consumos.

Uno de los elementos básicos para la identificación de potenciales públicos son los cookies. Viene del inglés “galletas” y se trata de archivos que se depositan en el disco duro de nuestra PC cuando visitamos un sitio Web. Guardan información sobre nuestra navegación permitiendo a las páginas conocer cuáles son nuestros intereses, preferencias o consumos e identificarnos cuando volvemos a ingresar a ellas. El proceso de seguimiento de la navegación de ese usuario que visitó una página y por lo tanto generó una cookie se denomina Tracking.

El proceso de seguimiento se puede realizar además a través de varias otras herramientas informáticas desarrolladas con el mismo objetivo. Para el caso del desarrollo de una campaña de banners por ejemplo, es necesario hacer el proceso de “trackeo” cuando se implementa la campaña, lo cual se puede efectuar generando un redirect. Es otra de las formas de hacer un seguimiento. En este caso, al acceder/hacer click en el banner no entramos al link definitivo, sino que se nos redirecciona a una base de datos de registros donde queda almacenada información sobre la cantidad de accesos que ese banner tuvo, así como ciertos skills o particularidades de esos usuarios (sexo, rango de edades, tiempo que estuvimos viendo la página, etc). Cabe aclarar que se trata de un proceso de fracción de segundo que en nuestra navegación casi no percibimos.

El trackeo también se utiliza para analizar los resultados de una campaña de e-mail marketing, ya que nos permite conocer la cantidad de mails vistos, abiertos, borrados o reenviados entre otras cuestiones.

Otra de los elementos que comúnmente se desarrollan en las campañas online son las Landing Pages (Páginas de Aterrizaje). Se trata de páginas desarrolladas específicamente para una campaña y a la cual accedemos haciendo click sobre un anuncio o banner en otro portal, a través de un mail o un pop up incluso. Además del aporte estético que hace a la campaña, permite tener un mayor control de las visitas y tiempos promedio de ellas entre varias otras variables.

Por último, una herramienta habitual del marketing online son los desarrollos de Microsites. Son pequeñas Wébs que aún operando dentro de un sitio tienen un funcionamiento independiente de éste, ya que ofrecen un producto o servicio particular. Es un instrumento que utilizan por lo general las grandes empresas de tecnología en sus portales.

lunes, 6 de agosto de 2007

La Academia en Tiempos de Red: Citas Bibliográficas de Recursos Electrónicos I

Por Fernando Marino Aguirre

Las fuentes bibliográficas constituyen una parte esencial de todo trabajo académico. Y la forma correcta de citar dichas fuentes en más de una ocasión se vuelve un dolor de cabeza para quien escribe.

Al respecto, existen obras muy esclarecedoras
[1] que rápidamente permiten familiarizarse con las convenciones internacionales, de manera tal de no quedar fuera de línea respecto de lo que la comunidad científica prescribe.

El universo de las fuentes se ha multiplicado exponencialmente a partir del crecimiento de Internet y los soportes electrónicos, en donde proliferan escritos académicos, diarios, periódicos, revistas, listas de discusión, boletines electrónicos, softwares, CD-ROMs, etc..

En más de una ocasión, el autor se enfrenta a la duda de cómo han de citarse en forma correcta esos recursos cuando están siendo utilizados como aporte a un trabajo determinado.

Es cierto que puede existir cierta similitud entre algún tipo de publicación impresa y alguna de carácter electrónico, pero este último caso tienen de por sí una identidad propia, además de la posibilidad de que muchos de esos recursos sufran alteraciones a lo largo del tiempo, dado el carácter virtual de los mismos.

Es por ello que la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha publicado un conjunto de normas precisas (ISO 690-2) con la finalidad de regularizar los distintos sistemas de citas que se venían aplicando para las fuentes de carácter electrónico
[2].

Antes que nada, es necesario familiarizarse con la terminología básica que la norma utiliza para identificar los recursos, y los componentes que han de citarse en una referencia bibliográfica. Presentamos a continuación un breve glosario de términos:

Autor: Persona o colectividad responsable del contenido intelectual o artístico de un documento.

Boletín electrónico: Sistema de computación en el cual la información y los mensajes relativos a temas dados o generales está disponible para ser visualizada por usuarios remotos que acceden al sistema.

Programa computacional: Organización o plan que especifica acciones expresadas en una forma adecuada para su ejecución por una computadora.

Contribución: Unidad independiente que forma parte de un documento.

Base de Datos: Conjunto de datos almacenados juntos, en formato electrónico, de acuerdo a un esquema y accesible por medio de una computadora.

Lista de Discusión: Grupo de discusión de un tema que tiene lugar en una red informática entre suscritos a una lista de correo electrónico, y donde las contribuciones de participantes individuales son enviadas automáticamente como un mensaje electrónico a la lista completa de suscritos.

Documento: Información grabada que puede ser tratada como una unidad en el proceso de documentación a pesar de sus características y formas físicas.

Edición: Conjunto de ejemplares de un documento cuya información corresponde en todos sus aspectos a un ejemplar utilizado como matriz. (Versión: Forma de un documento que ha sido modificado sin cambiar su identidad).

Documento Electrónico: Documento existente en formato electrónico para ser accesible a través de la tecnología computacional.

Sistema de Comunicación Electrónica: Sistema que transmite mensajes en formato electrónico a una red de comunicaciones de computadoras.

Archivo: Colección organizada de datos.

Monografía: Publicación no periódica, es decir, que está completa en un solo volumen, o está destinada a ser completada en un número limitado de volúmenes.

Editor: Persona u organización responsable de la producción y de la difusión de un documento.

Publicación Seriada: Publicación, impresa o no, que aparece en fascículos o volúmenes sucesivos, relacionados en general numérica o cronológicamente, de duración limitada, cualquiera sea su periodicidad.

Título: Palabra o frase, que generalmente aparece en el documento, mediante la cual es conveniente referirse al mismo, y frecuentemente (aunque no siempre) distingue al documento de cualquier otro.

Es importante tener en cuenta que toda referencia a un documento electrónico debe provenir del mismo o de documentación anexa, esto es, que en ningún caso la referencia requerirá de información que no esté en la fuente consultada.

La información perteneciente a la referencia debe apuntar a la copia específica de un documento que fue visto o utilizado. Esto quiere decir que la información que corresponde a una referencia bibliográfica en relación a un documento hallado en Internet, debe incluir el título, ubicación, fechas, etc., para la versión en particular que se vio y la dirección de red desde la que se accedió a esa versión.

En ese sentido, y más allá de la forma final que ha de adoptar la cita (y que veremos en una próxima entrega) hay algunos elementos que es necesario tener presentes al momento de acceder a información que está disponible en Internet, que se diferencia de la información que tomamos cuando consultamos un material de carácter impreso.

Primero que nada, debemos tener en cuenta la URL
[3], lo que habitualmente se conoce como la “dirección” de un recurso en Internet (que para el caso de las páginas Web comienza con el protocolo http; .

En segundo lugar, tomar debida nota de la fecha en que se está consultando la información, que deberá formar parte de los datos consignados en la cita bibliográfica. Esto es de gran importancia, debido a la mutabilidad de mucha de la información contenida en la Red y a la que no siempre se le asignan diferentes números de versión cuando es modificada, al tiempo que muchos recursos disponibles son removidos o transferidos a otro sitio en fechas posteriores.

En un futuro artículo, describiremos la forma adecuada de citar monografías electrónicas, bases de datos, programas de computación, publicaciones seriadas electrónicas, artículos, contribuciones, listas de discusión y mensajes electrónicos.
Notas:

[1] Eco, Humberto: Cómo se hace una tesis, Barcelona, Gedisa, 1986.
[2] Dicha Organización también ha normalizado las referencias bibliográficas: ISO 690 e ISO 690-1.
[3] Localizador Uniforme de Recurso (Uniform Resource Locator)

jueves, 19 de julio de 2007

Opinión Pública V

Por Gisela Denise Wisniacki

"(…) de ahí la supuesta indiferencia de la India cuando dijo 'casi me arrastra la huahua', y de ahí también nuestra protesta. Ella cree en los dioses, y nada dice, y nosotros creemos en la libertad, y protestamos. Pero aquí cabe una pregunta clave: ¿estamos realmente libres? ¿carecemos totalmente de un asombro original? ¿Nunca más querríamos volver a creer en los dioses? Cuando caminamos por las calles de nuestra gran ciudad y oímos un tremendo ruido a nuestras espaldas, en seguida nos damos cuenta y comprobamos la causa. ¿qué pasó en ese lapso de tiempo que transcurre entre el ruido y la comprobación? Pues un asombro original. Un choque impotente tiene algo de apocalíptico. ¿Qué no diremos de un incendio, la sirena de los bomberos, el chorro de agua, el humo, el público que se arremolina y esa tremenda fascinación que campea a todos?"
Rodolfo Kusch (Indios, Porteños y Dioses)

No sólo la palabra sino ahora también la conciencia individual del hombre comienza a adquirir autonomía propia. Si los griegos fundaron un espacio público en el cual los ciudadanos se reunían en la Plaza Pública para "sobresalir" y alcanzar la gloria y la fama, los burgueses son, ahora, 'personas privadas' y su objetivo en cuanto al uso del espacio público es absolutamente otro: una función moral (mantenimiento de la cohesión) y una función tribunal (crítica y contralor del poder). La 'pureza' que mantenían las dos esferas en la Grecia Antigua comienza a contaminarse.

Hannah Arendt explica este cambio de una manera clara. J. Ferry, dice que Arendt “establece un paradigma con la misma vara con que se podría medir aquello en que, llegado el caso, los modernos habrían fallado al privilegiar la esfera privada de la conciencia para fundar una nueva libertad, libertad ‘individualista’ y profundamente ‘privada’, sobre la cual, hace dos siblos, intentaron constituir un nuevo espacio público (1). También Habermas cita a Arendt en este contexto: “La sociedad es la forma de vivir en común en la que la dependencia del hombre respecto de su igual tiene lugar por amor a la vida misma, y ninguna otra cosa llega a alcanzar relevancia pública; y en la que, como consecuencia de ello, las actividades que sirven sencillamente al mantenimiento de la vida no sólo se manifiestan públicamente, sino que están llamadas a determinar la fisonomía del espacio público” (2).

El devenir de la historia produce las condiciones necesarias para que aparezcan seres como Montaigne, John Locke, David Hume y Jean Jacques Rousseau. Con ellos, la moderna dimensión de ‘lo público’ comienza a tomar forma.

La Verdad (Alétheia) configuradota de un cosmos toma una viraje a través de la historia y muya a una Verdad relativa (3): “Qué clase de verdad es la que está limitada por montañas y se torna mentira al otro lado de esas montañas? Si las montañas pueden poner límites a la “verdad”, la opinión debe tener un aspecto social y su reino unos límites rigurosos”, dice Montaigne y sobre esta base instaura, quizá sin saberlo, la piedra angular de la publicidad que vendrá: “El hombre sabio debe retirar la mente internamente de la muchedumbre vulgar, y conservar esa misma libertad y poder de juzgar libremente sobre todas las cosas; pero, en asuntos externos, debe seguir estrictamente las modas y formas recibidas de la costumbre”.

Mientras Locke reconoce la existencia de tres leyes dentro de las que incluye una especie de opinión pública (la ley divina, la ley civil y la ley de la opinión o la reputación), Hume declara que el gobierno sólo se basa en la opinión. Llega Rousseau, y con él, la primera vez que se acuña explícitamente ya el término Opinión Pública (4).

Es justamente Rousseau quien con estas condiciones históricas ve con brillante claridad la ruptura inseparable entre el hombre y la naturaleza. No se trata ya, a esta altura de la historia, de subsanar esa separación insalvable que impidió al hombre percibir el mundo de una manera inmediata. A estas alturas, el problema tiene otro protagonista: las contradicciones internas del Estado civil:

“Salvar al individuo (…) Cuando el ideal de colectivizar las tendencias naturales –y entre ellas la fundamental e indestructible es el amor a sí mismo-, transmutándolas en las más altas virtudes, ya no es viable; cuando se ha hecho imposible la perfecta coincidencia entre el interés particular y el común, el individuo no tiene más opción que la de procurar recuperar sus primitivas virtudes naturales. Cuando ya no es posible ser ciudadano, en el sentido elevado y exigente en que Rousseau entiende esta palabra, hay que procurar, por lo menos, ser hombre. Para ello, ‘lo que el hombre ha de aprender es a retomar a su propio corazón, a recogerse sobre sí mismo, en vez de dispersarse en relaciones exteriores, a encontrar en su intimidad la fuente de todo bien y de toda dicha’” (5).


Notas:

(1) El Nuevo Espacio Público. Cap. I. Las transformaciones de la publicidad política. Jean-Mar Ferry. Editorial Gedisa. Barcelona 1995. Pág. 14.

(2) Historia y crítica de la opinión pública. J. Habermas. Editorial G. Gili (1994). Pág. 57.

(3) Esta aseveración puede estar viciada del pecado del reduccionismo. Sin embargo, y en el mismo sentido que la nota 5, se intenta ver estas categorías como unidades totales a través de la historia para descifrar, justamente, la forma en que las sociedades se hicieron más ‘abstractas’ (si se permite el término) y se separaron la cosa de la acción y del pensamiento de una manera irreconciliable.

(4) “Según Rousseau, el Estado se construye sobre tres clases de leyes: el derecho público, el derecho penal y el derecho civil. Después explicaba: ‘Además de estas tres clases de leyes hay una cuarta, la más importante, que no está grabada en mármol o en bronce, sino en los corazones de los ciudadanos; que forma la verdadera constitución del Estado; cuya fuerza se renueva cada día; que vivifica o reemplaza a las otras leyes cuando envejecen o desaparecen; que mantiene en el pueblo el espíritu de sus instituciones originales y sustituye imperceptiblemente la fuerza del hábito por la autoridad. Me refiero a los modales, la moral, las costumbres y, sobre todo, a la opinión pública”. (La Espiral del silencio. Opinión Pública: nuestra piel social. Elisabeth Noelle-Neumann. Editorial Paidós. (1995). Pág. 113.

(5) Introducción al Contrato Social de J.J. Rousseau, por Antonio Rodríguez Héscar. Hyspamérica. Ediciones Orbis (1984).

jueves, 5 de julio de 2007

Comunicación para Organizaciones IV: Uno de los Aportes de la Psicología

Por Celeste Neyra

El psicoanalista Ricardo Malfé realizó un aporte significativo al trabajo con organizaciones. Durante su carrera como psicólogo fue titular de las cátedras de Psicología Institucional, Psicología del Trabajo y Psicología Social en la Universidad de Buenos Aires. En este marco propuso una herramienta para el abordaje institucional en el que convergen distintas dimensiones de las organizaciones, actuando entretejidas, como una red de significantes.

Su propuesta de abordaje institucional fue denominada “Tetraedro”, y está compuesta por cuatro polos de análisis atravesados por un eje histórico: Polo Semiosis, Polo Crátesis, Polo Phycis y Polo Estructura Libidinal.

Polo Semiosis, refiere a la dimensión simbólico imaginaria, entendida como formaciones imaginarias compartidas, la cultura organizacional, los mitos, la identidad, la ideología de la organización, atravesados por fuerzas inconscientes. Este polo comprende el subsistema ideológico y el epistémico (referido a la producción y circulación de saberes).

Polo Crátesis, describe la distribución del poder dentro de la organización. Se comprenden a través de la asignación de recursos que generan relaciones de poder (subsistema económico) y de las jerarquías (subsistema nómico).

Polo de al Phycis, corresponde a la división técnica, jerárquica y organizacional del trabajo, en la se da cuenta de un subsistema ecológico interno y otro externo (dimensiones espaciales interna y externa de la institución) y un subsistema tecnológico que comprende todos los dispositivos e instrumentos técnicos como así las reglas que tienen que ver con procedimientos de carácter técnico.

Polo Estructura Libidinal, se trata de una dimensión íntersubjetiva donde se ponen en juego las “formaciones fantasmáticas” (Malfé toma este término de la descripción que hace Freud en Psicología de las masas y análisis del Yo), inconscientes, que forman lazos afectivos que pueden cohesionar o producir problemas en la organización.

Tal como menciono al comienzo, el tetraedro está atravesado por un eje histórico, sobre el que se establece el corte que se efectúa al momento de producir el análisis de la organización. Parte de la historia se manifiesta en el análisis de la situación expresada en el tetraedro.

La forma de análisis que nos brinda el Tetraedro se puede utilizar en un primer acercamiento a la organización. Sin embargo debemos tener en cuenta que este enfoque es heurístico y que sus clasificaciones pueden no atender factores que estén por fuera de los cuatro polos. Así mismo, rescatamos el ordenamiento que este enfoque nos proporciona y la posibilidad realizar un análisis multidisciplinar entendiendo la red de significaciones que componen a toda organización.

miércoles, 20 de junio de 2007

Liderazgo y Comunicación II: ¿Desde Dónde Escuchamos?

Por Fernando Marino Aguirre


En un artículo previo, Alejandro Ruiz Balza explicaba que “Si no sabemos escuchar, corremos el riesgo de comunicar muy bien cosas que no le interesan a nadie. También nos perderemos de recibir conocimientos que por otra vía no recibiríamos. Desarrollar esta habilidad es clave, no sólo para las relaciones interpersonales sino también para la Gestión en la Comunicación.”

Una de las barreras que dificultan la buena escucha es que nos posicionamos desde lugares erróneos cuando una persona está intentando comunicarse con nosotros.

Para “saber escuchar” debemos tener la capacidad de no instalarnos previamente en una posición que contaminará la escucha y de la cual no podremos movernos una vez iniciada la conversación.

Algunos de esos lugares equivocados desde los cuales se enfrenta un diálogo son:

El Consejero:

Quien escucha imagina que la persona que le habla aguarda su consejo, asesoramiento o alguna clase de ayuda. Como consecuencia de ello, el oyente está más concentrado en encontrar una solución al problema que se le está planteando que de escuchar con atención y profundidad.

Al mismo tiempo, el que cree que tiene derecho a aconsejar se ubica en una posición de superioridad que va a generar en la otra persona inseguridad y angustia al verse colocado en un lugar de inferioridad.

De igual manera, el oyente elabora una respuesta desde su propia historia y experiencia y no desde la situación en que está colocada la persona que transmite su problemática.

Frente a una situación así, es importante calmar la ansiedad que genera querer encontrar soluciones, no pensar que el otro espera respuestas a todas sus inquietudes y saber que no tener una solución inmediata no significa falta de interés por el otro.

Por otra parte, si lo que se desea es ayudar a la otra persona, antes que nada hay que poder escuchar y respetar su posición, aceptando las diferencias con las propias posturas. Permitir al otro hablar lo ayuda a escucharse a sí mismo y encaminarse a procesar el problema y encontrar sus propias soluciones.

La Víctima:

Esta situación suele plantearse cuando hay una relación asimétrica de poder entre quienes conversan. Puede darse en el contexto Jefe/Empleado, Padre/Hijo, Profesor/Alumno. Apenas quien se encuentra en una posición aparentemente superior comienza a hablar, la otra parte empieza a pensar paralelamente cómo se va a ver afectada por lo que le están transmitiendo.

Es tanta la preocupación, la aparición de temores, angustias o dudas, el miedo y la inseguridad que genera el problema, que directamente se deja de escuchar la conversación presente y se pasa a pensar en las consecuencias futuras.

Frente a esto, hay que tratar de concentrarse en lo que el otro está diciendo, concentrarse en sus palabras y evitar disgregarse detrás de las preocupaciones propias.

El riesgo más importante de esta situación es terminar colocando en la otra persona pensamientos o interpretaciones que no surgieron de ella sino de los propios temores o prejuicios.

Como en todas las ocasiones, primero hay que saber escuchar atentamente y sin contaminaciones, para en un proceso posterior reflexionar en profundidad sobre lo escuchado.

El Juez:

Aquí se escucha desde una postura crítica, pensando en aprobar o desaprobar lo que la otra persona dice, partiendo de la base que frente a lo dicho hay que emitir una opinión o juicio.

De esa manera, quien escucha va contraponiendo lo que escucha con sus propias creencias o posturas. La situación lo inhibe y lo autolimita, porque no le permite acercarse a conceptos, alternativas o enfoques diferentes que lo pueden enriquecer.

La única preocupación es analizar si lo que se está escuchando coincide o no con que lo que ya se sabe, con el propio marco de referencia. Se plantea una posición de superioridad frente al otro y en lugar de alimentarse de sus palabras se realiza una confrontación con valores y visiones que se aferran al pasado y que no facilitan un crecimiento hacia el futuro.

Si quien escucha no se coloca en un lugar de igualdad no se puede dar una escucha real. Es necesario partir del reconocimiento de las limitaciones que cada persona tiene y saber que siempre es posible crecer con el aporte que otros realizan. En general, cuanto mayor es la certeza de la propia ignorancia –situación que enfrenta justamente quien más sabe- mayor es la capacidad para encontrar aportes en las conversaciones con los demás.

En definitiva, para poder escuchar y enriquecerse, es necesario descentrarse, pensar que quien nos está hablando es importante y lo es también lo que nos va a transmitir, en lugar de focalizar la conversación en uno mismo y su realidad.

lunes, 4 de junio de 2007

Internet y Marketing On Line I

Por Mariano Wiszniacki


Internet crece a pasos agigantados y de su mano aumenta la presencia de la publicidad online. Mientras que en los Estados Unidos y Gran Bretaña atrae cerca del 20% del total de la inversión publicitaria, las principales consultoras en la materia calculan para fin de 2007 un crecimiento de hasta 29% con relación al año pasado.
En este contexto, el mundo comienza a poner sus ojos sobre las herramientas del marketing online. Por ese motivo, es interesante acercar un breve diccionario de algunos de los términos de este novedoso mercado:

Banner: se trata de la forma que adquiere una pieza publicitaria en una página Web. Suele tener una forma gráfica atractiva y un formato rectangular ubicado estratégicamente en algún lugar de la página. Normalmente, cuando se cliquea en este espacio nos redirecciona hacia el sitio del anunciante. Hay diferentes tipos de banners acordes a la medida que adquieren. Los más conocidos son el standard (468x60), el Full Banner (728x90 píxeles), el Skycraper (160x600)y el Button (120x60), entre otras posibilidades.

Pop-Up: otro de los elementos clásicos de la publicidad online. Se trata de ventanas publicitarias que aparecen durante la navegación, muchas de las veces sin autorización del usuario. Otra variedad es el Pop Under que suele abrir una ventana pero detrás del navegador que el usuario se encuentra utilizando.

SEM (Search Engine Marketing): publicidad en buscadores. Se trata del trabajo utilizado para promover una marca a través de los motores de búsqueda. Se realiza tanto a través del uso de herramientas de posicionamiento como por la adquisición de enlaces patrocinados en los buscadores (en Google por ejemplo son los que aparecen a la derecha de la pantalla).

SEO (Search Engine Optimization): refiere a las estrategias y técnicas utilizadas para que una página se encuentre bien ubicada en los buscadores como Google o Yahoo, de modo tal que ocupe las primeras posiciones de los resultados de una búsqueda. Se denomina también posicionamiento y tiene por objeto incrementar las visitas de una página Web.

Impresiones: se denomina así a cada uno de los ingresos que hace un usuario a una página web que contiene un banner. No implica cliquear en el banner.

Clicks: también denominados click through, es el paso posterior a las impresiones. Se trata de la cantidad de veces que un banner es cliqueado. Da cuenta de las visitas que ese banner ha recibido.

CTR (Click Through Ratio): es el formato más habitual de medir la efectividad de una pieza publicitaria online ya que surge de dividir la cantidad de clicks que se hicieron en esa pieza sobre la cantidad de impresiones.


CPM: una de las formas de contratación de espacios publicitarios online. Se paga por la cantidad de veces (impresiones) en que un anuncio permite ser mostrado en una página Web. Por lo general, se suele pautar en sitios que reciben muchas visitas, como portales multiusos o grandes medios online. Se denomina CPM (Costo por Mil impresiones) porque se contrata, y determina su precio, por un mínimo de 1.000 impresiones.

PPC (Pago por Click): se trata de un modelo de contratación más efectivo ya que sólo se abona por las visitas reales que recibe un anuncio. A diferencia del modelo CPM se paga la cantidad de clicks que se hacen en la pieza.

viernes, 18 de mayo de 2007

La Lucha Antiglobalización

Por Karina Aphal

¿Dónde situar el vínculo de estos movimientos y organizaciones con lo que se conoce como la lucha antiglobalización?. Como sabemos, el proceso global estaría lejos de ser unidireccional y buscaría apropiarse de los diferentes aspectos que hacen a la vida de los pueblos. La lucha antiglobalización se opone a él llevando adelante protestas y manifestaciones, organizando debates donde se repudian las acciones de un modo de pensamiento que intenta imponerse al mundo, denunciando crímenes de diverso índole, etc.

Para Ignacio Ramonet la antiglobalización es sencillamente el conjunto de protestas, en todos los continentes, de todos aquellos (mujeres, hombres, campesinos, indígenas, ecologistas, obreros, estudiantes, maestros, minorías culturales) que se ven afectados negativamente por la globalización liberal. Según el Director de Le Monde Diplomatique “la antiglobalización no es evidentemente un partido, es una galaxia que reúne a asociaciones muy diversas, opuestas a veces entre si pero que coinciden en la denuncia de la globalización. No tienen sede, ni tampoco jefes comunes. Pero se dan cita para manifestar en donde se reúnen los nuevos amos del mundo: el Grupo de los Siete (G7), Davos, las Cumbres Europeas, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Banco Mundial. Y, una vez al año, a finales de enero, en Porto Alegre, Brasil, con ocasión del Foro Social Mundial. Pero aquí no vienen a manifestar ni a protestar sino a sugerir correctivos y a proponer soluciones para que por fin, efectivamente, otro mundo sea posible”.1

Existe cierto consenso en que el movimiento antiglobalización adquiere conocimiento público tras las grandes movilizaciones que en noviembre de 1999 se sucedieron en Seattle contra la Cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC). El objetivo de la reunión de la OMC era inaugurar un nuevo ciclo de negociaciones con el fin de alcanzar un Acuerdo sobre Servicios (General Agreement on Trade in Servicies – GATS) que haría extensiva la ley del librecambio a sectores a los que cabría considerar como bienes públicos tales como la cultura, la salud, la educación y el medio ambiente.

El Memorial Stadium fue escenario del gigantesco acto Labor Rally donde participaron 30.000 militantes sindicales, convocados por la dirección de los sindicatos americanos (AFL-CIO). Al finalizar el acto 50.000 personas marcharon por las calles de Seattle haciendo fracasar la apertura de la reunión de la OMC y bloqueando las reuniones en los hoteles de los lideres globales. A este núcleo de militantes sindicales se sumaron miles de estudiantes, de ecologistas, feministas, campesinos y agricultores, activistas de derechos humanos que coincidían en la protesta contra las políticas de los Organismos Multilaterales.

Las movilizaciones culminaron el 30 de noviembre en las calles con la llamada Batalla de Seattle. La policía reprimió salvajemente con balas de goma y gases pimienta. Durante toda la noche se libró una verdadera batalla en las calles donde miles de activistas fueron detenidos. En aquel momento, el fracaso de la reunión exacerbó las controversias comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea.

En un artículo publicado en el Diario El País en julio de 2001, Manuel Castells se preguntaba por las características de este movimiento en contra de la globalización y ensaya la siguiente respuesta: “unos piden un mejor reparto de la riqueza en el mundo, rechazan la e xclusión social y denuncian la paradoja de un extraordinario desarrollo tecnológico acompañado de enfermedades y epidemias en gran parte del planeta. Otros defienden al planeta mismo, a nuestra madre Tierra, amenazada de desarrollo insostenible, algo que sabemos ahora precisamente gracias al progreso de la ciencia y la tecnología. Otros recuerdan que el sexismo también se ha globalizado. Otros defienden la universalización efectiva de los derechos humanos. Otros afirman la identidad cultural y los derechos de los pueblos a existir más allá del hipertexto mediático. Algunos añaden la gastronomía local como dimensión de esa identidad. Otros defienden los derechos de los trabajadores en el norte y en el sur. O la defensa de la agricultura tradicional contra la revolución genética. Muchos utilizan algunos de los argumentos señalados para defender un protecteccionismo comercial que limite el comercio y la inversión en los países en desarrollo. Otros se declaran abiertamente antisistema, anticapitalistas desde luego, pero también anti-Estado, renovando los vínculos ideológicos con la tradición anarquista que, significativamente, entra en el siglo XXI con más fuerza vital que la tradición marxista, marcada por la práctica histórica del marxismo-leninismo en el siglo XX. Y también hay numerosos sectores intelectuales de la vieja izquierda marxista que ven reivindicada su resistencia a la oleada neoliberal. Todo eso es el Movimiento Antiglobalización”. 2

Dentro de esa diversidad, si un rasgo los une es tal vez el lema con el que se convocó a la primera manifestación de Seattle: No a la globalización sin representación. No pretenden converger en la forma y el tono de las protestas y las propuestas sino unirse en la oposición a lo Global y su intento de imponer una única visión del mundo, desde las diferentes cuestiones que este pensamiento único parece ignorar. González Casanova afirma que “actualmente los movimientos sienten que deben ir más allá de la crítica y tienen la necesidad de repensar y reorganizarse para resistir y construir un mundo alternativo, como un proyecto práctico y practicable, con menos opresión”.3

Las organizaciones antiglobalización tienen como común denominador la idea de denunciar al modelo neoliberal, el cual conduce al enriquecimiento de unos pocos en perjuicio de muchos, no propicia una redistribución más igualitaria y lleva a los niveles más bajos de pobreza a los sectores ya pobres.

Para ello, se centran en diferentes cuestiones:

Los capitales especulativos;
La defensa de los derechos humanos;
El cuidado del medio ambiente;
La búsqueda de espacios de discusión y debate;
La posibilidad de controlar los grandes medias;
La información;
Otro Mundo es Posible;

La construcción de ese mundo alternativo requeriría primero de dar a conocer las propuestas, de generar espacios para la discusión de las mismas y favorecer la participación ciudadana en una lucha que no puede ni debería ser de unos pocos.


Notas:

1 Ramonet, I. revista.consumer.es/web/20010701/entrevista/ , Entrevista Publicada en el n° 46, Julio – Agosto 2001 de esta edición digital.

2 Castells, M., Globalización y Antiglobalización. Diario El País, Martes 24 de julio de 2001.

3 González Casanova, P. La lucha de los Movimientos Sociales, publicado en www.universia.net.mx

lunes, 7 de mayo de 2007

Liderazgo y Comunicación I: Para Escucharnos Mejor

Por Alejandro Ruiz Balza


Comunicar dentro de la organización es, ante todo, desarrollar en las relaciones de trabajo un ambiente de sinceridad, de escucha y de circulación de la información. Mejor: es una gestión orientada a facilitar el desarrollo permanente de procesos sostenibles de participación.

La pertinencia de nuestra Estrategia de Comunicación Institucional estará dada por el modo en que la misma satisfaga la comprensión de la organización y su modo de funcionar, la cohesión para generar un sentimiento de pertenencia, el intercambio para generar creatividad y espíritu de equipo y la confrontación para que los empleados afirmen su papel dentro de la misma.

De todas maneras, por más planificación previa que realicemos si no estimulamos el desarrollo de la habilidad de escucha atenta de los otros no iremos a ninguna parte. Ser capaces de escuchar al otro es muchas veces más difícil que poder comunicar nuestras ideas con eficacia.

En tal sentido entre las actitudes mas frecuentes que bloquean una escucha integrada se encuentran:

Desinterés sobre el tema/s que se plantean.

Observar a la persona que habla y descuidar el contenido de la conversación.

Interrumpir permanentemente al que habla.

Detenerse todo el tiempo en los detalles y evitar llegar al punto.

Reducirlo todo a la esfera de lo ya conocido.

Expresar desgano/cierre/rechazo en la postura corporal.

Generar o promover distracciones.

Evitar escuchar lo que resulta difícil de aceptar.

No estar atento a que las emociones distorsionen en la escucha.

Distracciones: poner la atención en otra cosa o lugar.

Frente a este conjunto de actitudes negativas para el desarrollo de esta habilidad comunicacional clave conviene ejercitarnos continuamente en el desarrollo de las siguientes acciones:

Interesarse: expresar interés por el/los tema/s que se plantean es condición necesaria y excluyente para el desarrollo profesional de la habilidad comunicacional de escucha.

Motivar: la motivación de nuestros interlocutores facilita el desarrollo de interacciones comunicacionales tanto presentes como a futuro.

Preguntar: una sana interacción y el desarrollo del interés por los dichos del otro comienzan por preguntar con respeto, pertinencia y claridad. Los malentendidos, las interpretaciones erróneas muchas veces son fruto de no preguntar a tiempo.

Retroalimentar: facilitar la circulación de la palabra, ya sea en una comunicación individual o grupal, retomar temas que necesiten un desarrollo mayor, aportar en la dirección de lo presentado, resulta clave.

Desarrollar la Empatía: es necesario expresar que se comprende la posición de/los otro/s, acercar posiciones, no temer a expresar sentimientos, mantener posiciones corporales receptivas, etc. favorecen una mayor comprensión entre las partes.

Sintetizar: realizar una ajustada síntesis de lo dicho por el otro, además de demostrar interés, refuerza la interacción y el intercambio.
Si no sabemos escuchar, corremos el riesgo de comunicar muy bien cosas que no le interesan a nadie. También nos perderemos de recibir conocimientos que por otra vía no recibiríamos. Desarrollar esta habilidad es clave, no sólo para las relaciones interpersonales sino también para la Gestión en la Comunicación.

sábado, 14 de abril de 2007

Comunicación para Organizaciones III: El Trabajo en Grupos, un Enfoque Psicosocial

Por Celeste Neyra

Para abordar la constitución, diseño y gestión de un proyecto es importante contar con múltiples marcos conceptuales y herramientas, es decir, tener un mundo de conocimientos posibles de aplicar, de los cuales utilizaremos aquellos que resulten pertinentes, teniendo la posibilidad de variar el enfoque sobre el que trabajamos cuando sea necesario.

Los enfoques psicosocial nos brindan marcos desde los cuales podemos integrar miradas diversas sobre la organización en la que trabajemos, enriqueciendo el proyecto, a través de la capacidad de dar cuenta de la complejidad y multiplicidad de factores que intervienen en ella.

Por ello es importante especificar el enfoque desde el que trabajemos, es decir, proponer un recorte, una mirada determinada. Es relevante que pongamos de manifiesto qué definimos como texto y qué como contexto, es decir dónde hacemos foco al abordar el análisis.
Luego, cuando intervenimos en una organización, definiremos qué aportes utilizar, teniendo en cuenta las características de la organización y sus necesidades.

En este sentido son relevantes los aportes brindados por Pichón Rivière con su modelo de cono invertido, ya que nos brinda una posibilidad de abordaje para el trabajo en grupos que implica tener en cuenta para el análisis lo que está a la vista (lo explícito) y lo que se encuentra latente (implícito). Así podríamos trabajar sobre una superficie observable (visualizable en el cono invertido como la parte superior, más amplia del cono) y un vértice de lo implícito o latente, conectados ambos por un espiral que grafica la indagación y comprensión.

Esta perspectiva psicosocial nos propone la posibilidad de analizar un grupo según vectores como

Afiliación o pertenencia: menor o mayor grado de identificación con los procesos y tareas grupales.

Cooperación: capacidad de los miembros del grupo de asumir roles diferenciados y complementarios.

Pertinencia: trabajo centrado en una tarea.

Interacción dada por la comunicación: se basa en una teoría lineal de la comunicación emisor- mensaje- receptor, pero tienen en cuenta si la comunicación es de uno hacia todos, de todos hacia uno, o entre dos que se aíslan del resto del grupo, y aclara que lo ideal es una comunicación horizontal de todos con todos.

Telé: disposiciones positivas o negativas que se tienen desde el encuentro con el grupo, para el trabajo con el mismo. En este sentido, aceptar que interviene una telé negativa o positiva en el proceso grupal, implica entender que existen determinaciones previas al grupo.

Esta es una de las formas de abordar el trabajo en grupos que puede ser útil en los proyectos con organizaciones. Si bien, vamos a ver que hay otros modos de abordaje y análisis para el trabajo con organizaciones, que incluso pueden articularse con éste, es interesante dejar explicitado este aporte ya que el concepto de Telé es un aporte importante en el trabajo con grupos.

miércoles, 4 de abril de 2007

Opinión Pública IV

Por Gisela Denise Wisniacki


"No hay mejor muestra del carácter de un hombre que las compañías que frecuenta. Y por eso, muy apropiadamente, el que tiene compañías respetables adquiere un buen nombre, ya que es imposible que no haya ninguna semejanza de carácter y de costumbres entre él y sus conocidos".
Maquiavelo


La Simbólica: Una Hermética conversación entre Libros.

En Opinión Pública I hemos comentado que la historia de Occidente oscila siempre entre formas semejantes. Aunque su contenido difiera, la percepción, la idea subyacente de algunas épocas pueden ser comparadas. Así, la Edad Media vuelve a presentarse como un escenario sin hombres, un tiempo en el que los protagonistas son algunos pocos seres humanos. El debate ya no se produce entre muchos (los ciudadanos o el pueblo), sino que se trata de un debate entre ciertas esferas específicas: el clero, el principado o los señores. En fin, la percepción del mundo, su ordenamiento, la conformación de la Opinión Pública se restringe a un círculo particular (14).

No se trata de un 'retroceso', como aparentemente podría pensarse. Se trata más bien de un nuevo envión pendular que retoma a una forma conocida y estructurada. Esta vieja forma a la que vuelve el péndulo continúa irremediablemente mediatizada, esta vez, impregnada de símbolos, de religión y misticismo, pero también de una lógica inexpugnable. Otro ordenamiento del mundo que se basa, contradictoria pero coherentemente, en el conocimiento y la creencia (15).

En este sentido, en la baja Edad Media, existían condiciones establecidas sobre las cosas que podían "entrar" y "no entrar" en la conformación de esta restringida "opinión pública". Por ejemplo, un dato curioso y hasta conmovedor se da con la prohibición de leer a los poetas (16), esos que antaño habían iniciado la profesión de instaurar una percepción particular del mundo.

Otro ejemplo de la absoluta mediatización que padece la baja Edad Media se evidencia en su obsesión por la simbólica. "(…) lo esencial es descifrar los mensajes (…) el maestro que lee a un autor entre sus alumnos, que traza sobre la esfera de los signos de las constelaciones, el monje que rumia las palabras de los salmos, esperan, según la palabra de San Pablo, acceder 'por lo visible a los invisible', penetrar por fin el enigma del mundo, es decir, alcanzar a Dios (17).

Paralelamente, en el ámbito del derecho, la Edad Media presentará una forma que no puede compararse con la separación de esferas de la Grecia del Agora ni con la moderna: "Si concebimos el país como la esfera de lo público, entonces nos las tenemos que ver con un poder público de segunda categoría: el poder ejercido en la casa por el señor; que, ciertamente, es un poder privado en relación al del país al cual está subordinado, pero que es privado en un sentido muy diferente del de la ordenación moderna del derecho privado. Así, me parece más clarificador entender que las facultades "privadas" y "públicas" de dominio se mezclan en una unidad inextricable, de modo que ambas emanan de un poder unitario, están adheridas a la tierra y pueden ser tratadas como legítimos derechos privados" (18).

Esta unidad inextricable de las facultades públicas y privadas de dominio deviene en la publicidad representativa, ligada al mismísimo atributo de la persona. No se constituye en un ámbito 'social', como una esfera de la publicidad; es más bien, algo así como una característica de status (19).

Camino a la Burguesía.
Una nueva separación de esferas.

Con el correr de la Edad Media, la publicidad representativa comienza a declinar, dando paso a nuevas figuras. "La última forma de la publicidad representativa, contraída y retirada en la corte del monarca y, al mismo tiempo, agudizada, es ya una reserva en medio de una sociedad que se está separando del Estado. Sólo ahora comienzan a escindirse las esferas pública y privada en un sentido específicamente moderno" (20). El péndulo vuelve a moverse. La separación entre las esferas privada y pública retorna desde la Antigüedad. La palabra fuerte y racional volverá al centro de la escena.

Notas:

(14) La restricción de este círculo puede encontrar uno de sus basamentos en uno de los cambios fundamentales que produce la Edad Media respecto de Grecia: es el lugar desde donde se piensa el especio político. "La alteración cristiana de las categorías griegas se traduce en especial en el hecho de que lo político ya no se concibe según el modelo del koiné sino según el del oikos; lo político se piensa entonces, fundamentalmente, sobre el modelo "doméstico" de la educación, con un 'padre' omnipotente representado por un Príncipe que reina tanto sobre sus súbditos como sobre sus 'hijos', mientras que el dominio público se transforma en asunto privado del soberano". (El Nuevo Espacio Público, J.M. Ferry. Cap. I. La transformación de la publicidad política. Pág. 16.).

(15) "Cuanto más logre cada uno de nosotros progresar en el conocimiento del Creador, más constatará que ese conocimiento lo ha agrandado y mejorado". (Texto de Raúl Glaber incluido en un apartado titulado "El estudio, vía de perfección", en El Año Mil. Georges Duby. Editorial Gedisa (1988). Pág. 44.

(16) "Un tal Vilgard se entregaba con pasión poco común al estudio del arte gramatical (siempre fue costumbre de los italianos descuidar las otras artes para seguir aquélla). Inflado de orgullo por los conocimientos de su arte, comenzó a dar señales crecientes de estupidez: una noche, los demonios tomaron la apariencia de los poetas Virgilio, Horacio y Juvenal y se presentaron ante él; fingieron agradecerle el amor con que estudiaba lo que habían dicho en sus libros y por servir con tanta fortuna a su renombre a los ojos de la posteridad. Por añadidura, le prometieron que algún día iba a compartir su gloria. Corrompido por esta manifestación diabólica, se puso a enseñar con énfasis muchas cosas contrarias a la Santa Fe: declaraba que las palabras de los poetas deben ser creídas de punta a punta. Finalmente Pedro, pontífice de la ciudad, lo juzgó hereje y lo condenó. Se descubrió entonces por toda Italia a numerosos sectarios de este dogma pernicioso, que también sucumbieron por el hierro o por el fuego". (Raúl Glaber, en El Año Mil. Georges Duby. Editoral Gedisa. (1988). Pág. 42.

(17) El Año Mil. George Duby. Editorial Gedisa (1988). Pág. 46.

(18) Historia y crítica de la opinión pública - La transformación de la vida pública -. J. Habermas. Editorial G. Gili. (1994). Pág. 45.

(19) Ibid. Pág. 46 y 47. para aclarar este concepto, Habermas explica además que "en tanto el soberano y sus estamentos 'son' el país, en vez de delegarlo meramente, pueden, en un específico sentido de la palabra, representar: ellos representan su dominio, en vez de para el pueblo, 'ante' el pueblo.

(20) Ibid. Pág. 50.