viernes, 26 de mayo de 2017

Observatorios de Medios y Ecología de la Información

Por Alejandro Ruiz Balza


Los Observatorios de Medios llegaron hace 15 años para quedarse. A partir de la renovada preocupación por la "veracidad de las noticias" registrada en los últimos meses, en el presente artículo repasamos brevemente su historia y características.

Desde la década de 1940, los medios y su "influencia" en la opinión pública fueron un objeto de estudio de gobiernos, universidades en todo el mundo, como así también de organismos e iniciativas multilaterales a nivel internacional. Posteriormente en el contexto de la Guerra Fría la vigilancia y seguimiento de los medios como "agentes de propaganda" a cada lado del muro fue otro territorio de disputa clave. Por supuesto en esta lista y brevísimo repaso no podemos dejar de mencionar el importante rol del conocido Informe MacBride (1976) y su foco en la desigualdad en el acceso a la Información a nivel mundial en la década del 70 y las iniciativas como Media Criticism y Media Watch en los ochentas.

Ya en el Siglo XXI será en primer lugar el Observatorio Internacional de Medios de Comunicación, propuesto en 2002 en el Foro Social Mundial de Porto Alegre Brasil y presentado en 2003 por la asociación internacional Media Watch Global (MWG), cuyo eje se vinculaba con:

Responder a la preocupación de los ciudadanos de todos los países sobre el papel de los medios de comunicación, otorgándoles los recursos para reaccionar ante el poder de las empresas gigantes de las comunicación, vectores ideológicos y beneficiarios de la mundialización liberal. En la era Internet, la abundancia de informaciones se traduce por un aumento exponencial de las manipulaciones, falsificaciones, mentiras y campañas de intoxicación. Es por lo tanto indispensable un proceso de descontaminación de los medios, mediante la elaboración de lo que podría llamarse una «ecología de la información» (Le Monde Diplomatique, 2003).

A partir de esta iniciativa comenzará esta nueva etapa de los Observatorios de Medios que se ha expandido en los últimos 15 años como herramientas de construcción de ciudadanía, participación social, desarrollo académico de investigación y docente, visualización temática, etc., aplicadas a la reflexión y aprendizaje permanente sobre el rol de los medios a escala Global, Regional y Local.

Desde el punto de vista de su conformación puede señalarse que se trabaja en el análisis de medios tradicionales y medios sociales (social media) con el fin de elaborar un seguimiento más directo de las problemáticas que se encuentran en su agenda y que impactan sobre diversas y múltiples audiencias:

La constitución de los observatorios se lía a dos tipos de experiencias: La primera, al acopio de investigaciones sobre agendas mediáticas, calidad periodística y audiencias. La segunda experiencia va de la mano de los acontecimientos que circulan por los medios, éstos despiertan el interés de los docentes, quienes culminan en el diseño de un escenario para la investigación (Castellanos Díaz, 2010).

Para ello se utilizan, desde el punto de vista metodológico técnicas cuantitativas y cualitativas, tales como el análisis de contenido, el análisis del discurso, encuestas, análisis de ratings, entrevistas, ejercicios Delphi, etc., que se apoyan en software para el archivo y recolección de datos de complejidad diversa.


Castellanos Díaz, J. (2010): En revista electrónica Razón y Palabra. Número 73. [En Línea], disponible en: http://www.razonypalabra.org.mx/N/N73/Varia73/23Castellanos_V73.pdf 

Herrera, S. (2006): Los Observatorios de Medios en Latinoamérica: Elementos Comunes y Rasgos Diferenciales. En revista electrónica Razón y Palabra. Número 51. [En Línea], disponible en: http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n5

Le Monde Diplomatique (2003): [En Línea], disponible en:http://monde-diplomatique.es/2003/01/oimc.html

Martín  - Barbero, J. (, 2004): Oficio de Cartógrafo. Travesías Latinoamericanas de la Comunicación en la Cultura, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.


Mattelart, A. (2002): Historia de la Sociedad de la Información, Paidós Comunicación, 2002.

miércoles, 26 de abril de 2017

Comunicación, Cultura y Género: El rol de la mujer en series y sitcoms norteamericanas entre 1950 y 2015

Por Mercedes Galíndez

Una de las líneas de investigación que componen el Programa de Investigación de Comunicólogos es Comunicación, Cultura y Género, mediante la cual nos proponemos, aplicando las Teorías de Comunicación a los Productos Culturales como Películas, Publicidades, Series, Sitcoms, Programas de TV, etc. dar cuenta y analizar de qué manera se encuentra presente la temática de Género en los Medios Masivos de Comunicación. 



En este trabajo de investigación, analizamos la evolución del rol de la mujer representado en series y sitcoms estadounidenses entre 1950 y 2015 para dar cuenta de las características de su cambio, desde una perspectiva comunicacional, aplicando un prisma de observación conformado por tres variables cualitativas que serán el eje de toda la investigación: Comunicación - Cultura - Género.

De esta manera, abordamos las principales Teorías de Comunicación que, consideramos, se relacionan con nuestro trabajo y que son valiosas para explicar y comprender cómo es que las estrategias de comunicación mediáticas pueden impactar en la forma en que un producto cultural refleja un determinado fenómeno social, un estereotipo, una historia y, de esta manera, emitir una serie de mensajes puntuales, de acuerdo a su intención.

A su vez, ahondamos en el concepto de Cultura, desde sus múltiples acepciones y distintas posturas que surgieron a partir del auge de la sociedad de masas y la industria cultural. Observaremos también cómo los contextos políticos, sociales, económicos, internacionales y culturales tienen una estrecha relación con el contenido que se decide presentar.

Con respecto a los Estudios de Género, realizamos un breve recorrido por las corrientes más relevantes y sus avances en torno a los reclamos que los caracteriza.

Finalmente, aplicamos la matriz de análisis expuesta en series y sitcoms reconocidas estadounidenses desde 1950 hasta nuestros días para evidenciar cómo el rol de la mujer fue evolucionado según su representación en cada show televisivo trabajado y cómo los contenidos fueron también un reflejo del contexto que los enmarca, sostenido desde una mirada comunicacional.

martes, 21 de marzo de 2017

Comunicólogos y su Fabrica de Contenidos

¿Necesitas mantener actualizadas tus redes sociales y tu web site institucional y el ritmo de tus tareas cotidianas no te lo permite? 

Consulta por un plan a tu medida en: 
contacto@comunicologos.com

jueves, 23 de febrero de 2017

Investigación educativa, evaluación e innovación en la enseñanza


Conferencia del Dr. Alejandro Ruiz Balza, Director General de Comunicólogos, Coordinador Académico de la Cátedra Itinerante UNESCO: “Edgar Morin” (CIUEM) en el marco del 4to Congreso Nacional De Innovación Educativa “Investigación educativa, evaluación e innovación en la enseñanza”, organizado por La Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa #UPES, Mazatlán, Sinaloa, México 26, 27, y 28 de enero de 2017.

viernes, 27 de enero de 2017

Análisis de Riesgo Reputacional



Por Alejandro Ruiz Balza

  
El Análisis de Riesgo Reputacional se aplica al seguimiento e identificación de una política, acción, situación, transacción, inversión, declaración, etc. capaz de impactar negativamente y reducir la confianza en la integridad y competencia de una organización frente a sus diversos públicos (accionistas, clientes, recursos humanos, ciudadanos y la opinión pública en general)

Para ello resulta clave el Monitoreo de Temas Latentes, En Curso y Emergentes vinculados con la reputación en Medios Tradicionales (Radio, Tv, Diarios, Revistas) y Medios Sociales (Redes, Blogs, Chat) orientado a:

1- Desarrollar una Matriz FODA Reputacional (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) para el seguimiento de la Estrategia de Comunicación de tu organización y de la competencia;

2 - Identificar Políticas Públicas actuales y por venir para el sector de mercado de tu organización tanto a nivel del Poder Ejecutivo como del Poder Legislativo;

3 - Facilitar la relación Gobierno – Organización desde el punto de vista de la dinámica de los Asuntos Públicos;

4 - Actualizar la información y los procesos de evolución de las regulaciones, certificaciones y tecnologías para el sector a nivel local y global;

5 - Conocer las Megatendencias Prospectivas globales y sectoriales 2030 y estimar sus desarrollos e impactos probables y posibles en el corto mediano y largo plazo.

El objetivo y resultado de estos componentes se orienta estratégicamente a contar con información de gestión clave y anticipada de las principales novedades gubernamentales, regulatorias y tecnológicas vinculadas y la elaboración de escenarios que faciliten la estimación y anticipación de impactos y oportunidades positivos y negativos en la reputación de tu organización.

martes, 27 de diciembre de 2016

Felicidades, Superman y Lucy!!!

Por Mercedes Galíndez


En el marco de nuestra investigación sobre series y sitcoms queremos, en esta ocasión, desearles unas Muy Felices Fiestas y homenajear a uno de los shows televisivos más emblemáticos de todos los tiempos, en relación a la historia de la televisión universal.

I love Lucy, creada por Jess Oppenheimer fue una de las primeras sitcoms emitidas, cuyo primer episodio salió a la luz el 15 de octubre de 1951 por la cadena estadounidense CBS  y fue un éxito que duró hasta 1957[1], consagrando a Lucille Ball, quien supo dar vida a la divertida y extravagante ama de casa Lucy Ricardo, como la "Reina de la Comedia". El elenco estaba conformado, a su vez, por Desi Arnaz, en el rol de Ricky Ricardo y esposo de Lucy; Vivian Vance, como Ethel Mertz y William Frawley, interpretando a Fred Mertz.

El episodio que referimos en la tarjeta, "Lucy and Superman"[2], fue emitido el 14 de enero de 1957 y tiene como artista invitado a George Reeves, quien interpretaba al célebre superhéroe en "Las Aventuras de Superman"[3] en la década del 50'. En este capítulo, el festejo del cumpleaños del pequeño Ricky, hijo del matrimonio Ricardo, coincidía con el de otro amigo del niño, por lo que sus compañeros de escuela se verían obligados a tener que elegir entre ambas fiestas.

Para asegurarse de que el cumpleaños de su hijo sea el más popular, Lucy le pide a Ricky que convenza a Superman de que visite al pequeño Ricky en su cumpleaños. Dado que Ricky se dedica al show musical y es un artista consagrado, mantiene buena relación con celebridades y personalidades de Hollywood, a lo que acepta el pedido de su esposa y ella, sin poder contener su emoción, decide contarle a su pequeño hijo quién será el invitado de honor a su cumpleaños.

El problema se manifiesta cuando el superhéroe le asegura a Ricky que no podrá asistir al cumpleaños de su niño, dado que debe irse de viaje ese mismo día. Devastada ante la mala noticia y decidida a no decepcionar a su hijo, Lucy decide disfrazarse de Superman, hacerse pasar por el Hombre de Acero y hacer su entrada triunfal por la ventada del edificio. Tras una serie de complicaciones, como una inesperada tormenta, palomas molestas, algunas patinadas y el hecho de estar a una gran altura, es imposible para Lucy lograr su cometido, por lo que se frustra y comienza a llorar desconsoladamente bajo la lluvia.

Paralelamente, Superman accede a realizar una rápida visita por el cumpleaños del pequeño Ricky, por lo que los niños se encuentran extasiados pero los adultos se preguntan dónde está Lucy.

Finalmente, Ricky la descubre empapada y llorando atrapada en la cornisa de la ventana y es rescatada por el verdadero superhéroe, quién al enterarse de que la alocada pelirroja y el artista cubano llevan 15 años de casados exclama "¡Y me llaman Superman, a !", generando carcajadas en el público.

De esta manera, y siendo un ícono de la comedia clásica y de la historia de las series y sitcoms, proponemos brindar homenaje a uno de los shows pioneros en los géneros referidos y a su reconocida e inolvidable protagonista en esta época tan especial, donde la inocencia, la alegría, los sueños de los niños y, en algunos casos, un poco de sana locura, son el motor principal para continuar, por siempre, creyendo en la magia.

¡Muchas Felicidades!


[1] Recuperado de: http://www.imdb.com/title/tt0043208/

[2] Recuperado de: http://www.imdb.com/title/tt0609289/

[3] Recuperado de: http://www.imdb.com/title/tt0044231/

sábado, 26 de noviembre de 2016

Maslow en el Siglo XXI: ¿De la Pirámide a La Red?

Por Alejandro Ruiz Balza


En tiempos en que factores como las crisis económicas (la inflación, las devaluaciones, etc. afectan al salario), las nuevas características de los jóvenes (que en los últimos 20 años se han etiquetado como Generación X - hijos a su vez de los Baby Boomers - , Millennials, etc.) , que ingresan al mercado laboral buscando algo más que seguridad, en tanto que los cazadores de talento le otorgan una alta valoración la rotación en empleos diversos, y cuando innovar y emprender determinan signos de los tiempos, las características de la relación entre las personas y las organizaciones es clave.

El proceso de reciprocidad en el cual está inmersa la relación e interacción de las personas y las organizaciones está cargada de expectativas mutuas lo cual hace que la relación entre ambos sea compleja y dinámica.

Así como la organización define los objetivos que busca alcanzar, cada una de las personas que la componen tendrá sus propios objetivos que pretende lograr y que, seguramente, no siempre coincidan en su totalidad con la de los otros miembros de la organización.

Todos y cada uno de nosotros tenemos diversos tipos de necesidades. Algunas de ellas son más intensas (como por ejemplo el hambre o el temor) y nos empujan a satisfacerlas. Muchas otras necesidades latentes no generan un comportamiento inmediato.

El psicólogo Abraham Maslow (1943) identificó una jerarquía de cinco niveles de necesidades. Cada uno de esos niveles estaba dispuesto según el orden en que las personas tratan de satisfacerlos y lo esquematizó en un gráfico conocido como la Pirámide de Maslow:
En orden creciente en el nivel más bajo de la pirámide se encuentran las necesidades de supervivencia: también llamadas necesidades primarias y/o exigencias fisiológicas. En el segundo escalón le siguen las exigencias de seguridad, asegurar la integridad física y la salud psíquica y física a salvo de lo desconocido, al caos, a la ambigüedad y la incertidumbre.

Una vez establecido en los dos primeros peldaños en el tercero comienzan las llamadas necesidades secundarias, que incluyen a las necesidades de crecimiento,   afiliación social formal, relaciones interpersonales, integración en grupos (parentales, laborales, políticos, etc.). Un paso más arriba se ubican para Maslow las exigencias de reconocimiento, la necesidad de estima, generada tanto por nuestra propia mirada (confianza, logros, autoevaluación) como por la mirada de los otros (reputación, condición social, fama).

En la cúspide de la pirámide se encuentran las necesidades de  autorrealización: esta será tan personal y cambiante como único e irrepetible es cada humano en su condición. En su estudio Maslow reconoce que  las personas buscan satisfacer sus necesidades en varios niveles al mismo tiempo y se sienten motivadas para pasar al nivel superior solo cuando las necesidades del nivel anterior se encuentran razonablemente satisfechas. Hacia este escalón el marketing contemporáneo no deja de proveer paraíso a medida para elegir en un menú en constante actualización y listo para usar como traje a medida.

Por lo tanto el equilibrio organizacional se alcanzará entonces en la medida que los incentivos ofrecidos por parte de la organización (que por supuesto son muchos más que el meramente económico) sean capaces de alentar el sentido de pertenencia de sus miembros de modo tal que estos, a la vez, generen  contribuciones y aportes a la organización, en un mundo en el que las fronteras organizacionales son altamente permeables y la subjetividad se construye y reconstruye en tiempo real al ritmo de los medios sociales (redes sociales, blogs, chats, etc.).

De la Pirámide a la Red

La expansión de distintos debates, que se han suscitado periódicamente, cada vez mayor énfasis en las últimas dos décadas vinculados con los factores que entre otros enumerábamos al inicio de este artículo, que señalan diversas evidencias en torno tomar seriamente en cuenta que la Pirámide de Maslow también se ha ido reticulando vertiginosamente al ritmo de las transformaciones globales, científicas, tecnológicos y comunicacionales y su impacto e interrelación con el campo de las aspiraciones humanas.

Nos encontramos con numerosos estudios que arrojan resultados en apariencia paradójicos: "las personas privilegian el consumo al empleo", "la autorrealización personal es más importante que la satisfacción de las necesidades básicas", "tener un alto nivel de estudios formales no garantiza el éxito profesional" (Steve Jobs)", "el riesgo y la incertidumbre son requisitos básicos para innovar", "en la red esta todo a tu disposición, emprende y tendrás tu empleo".

Mirar más allá de lo aparentemente paradojal nos permite pensar en una red en la cual los componentes del estudio de Maslow se relacionan dinámicamente en un nuevo contexto, una nueva forma de organización social de escala mundial, en la que la información, su generación, procesamiento y transmisión, se ha convertido en el centro de esa forma específica de organización social descentralizada, satelizada y productora de bienes intangibles, en la que las relaciones: hombre-espacio y hombre-hombre, tienen un nuevo menú de opciones que, sin dejar de ser “personalizadas”, tienen cada vez menos parecido con un enfrentamiento “cara a cara” y más con la vertiginosa mediación de un número creciente de redes de toda especie que se intercalan y re-organizan las interacciones.


Nos encontramos entonces en un contexto en el que a través de la dinámica de cambio del modo de producción convivimos permanentemente con la emergencia de riesgos políticos, ecológicos e individuales que escapan, cada vez en mayor proporción, a las instituciones de control y protección de la Sociedad Industrial, en el que resulta necesario recuperar para la toma de decisiones la ambivalencia  y la incertidumbre como puntos de partida. Para ello, es necesario abandonar la óptica del orden, la versión unidimensional de la racionalización occidental,  para integrar lo subjetivo, lo social, lo ambiguo, lo incierto, lo contingente y lo contextual en la gestión profesional de la comunicación.