martes, 23 de julio de 2019

Acerca de los Estereotipos


Por Micaela Bellorio



Desde sus orígenes, el cine ha actuado como un modelo, un medio por el cual jóvenes toman actitudes y estilos de vida de ejemplo, casi como un espejo donde, a partir de una percepción de la realidad, nos miramos para decidir aspectos y pautas de comportamiento. El cine funciona como un medio de educación informal, y en este rubro puede tener sus contras, pero también puede inspirar, aportar valores y provocar en un sentido enriquecedor y positivo.

Los sociólogos Herbert Blumer y Philip Hauser (1933) en su libro Movies, Delinquency and Crime, en parte, analizan lo influenciable que puede llegar a ser el cine y el rol que puede llegar a cumplir en la vida de los jóvenes. Por ello mismo señalan que:

La influencia del cine parece ser proporcional a la debilidad de la familia, la escuela, la Iglesia y el vecindario. Allí donde las instituciones que tradicionalmente han transmitido actitudes sociales y formas de conducta han quebrado (...), el cine asume una importancia mayor como fuente de ideas y de pautas para la vida (Blumer y Philip Hauser, 1933) .

En este sentido, la influencia del cine crece junto con la conformación de los estereotipos impuestos, que afectan cada vez más a los jóvenes. Un estereotipo es la percepción o representación que se tiene sobre una persona o grupo de personas que comparte ciertas características, cualidades y habilidades, y que busca justificar una cierta conducta en relación con determinada categoría social.

Para Walter Lippmann (1964) los estereotipos son procesos de percepción de acuerdo al ambiente social, que hacen más fácil la clasificación o categorización de una persona, o grupo. Asegura que consiste en un mecanismo mental mediante el cual se asigna a cada una de las realidades que percibimos en nuestro entorno una referencia, una imagen mental.

Dichas referencias facilitan la interacción diaria con el entorno, pero también pueden convertirse en fuente de confusión y de discriminación cuando pierden representatividad. Remarca que son los medios de comunicación, los que crean y transmiten estos estereotipos: “el estereotipo no sólo ahorra tiempo en una vida atareada y defiende nuestra posición dentro de la sociedad, sino que tiende a resguardarnos de los desconcertantes efectos de querer ver el mundo estable y en su totalidad” (Lippmann, 1964).

Cuando tenemos estereotipos acerca de alguien, nuestras expectativas hacen que nos comportemos de otra manera con esa persona de lo que lo haríamos. Este ciclo, la profecía autocumplida, genera una confirmación conductual real de nuestras expectativas. Muchas veces sucede que a una persona que se la presiona y encasilla de forma reiterada en un "estereotipo", va a terminar cayendo bajo esas consignas como pasa con una profecía autocumplida.

Si la persona que es siempre categorizada con un estereotipo, empieza a creer en que es eso, en consecuencia, va a actuar de ese modo y los resultados van a condecir con la definición que le dieron.

Los Estereotipos y los Adolescentes

Los estereotipos impuestos por los medios y la moda, suelen afectar principalmente a los jóvenes y adolescentes, quienes luchan y sufren por cumplir con los “requisitos” establecidos.

Con el objetivo de pertenecer y encajar en alguna clase o grupo, hacen lo sea para cumplir con los requisitos necesarios para llegar a establecerse en uno. Así como el cine, las series de televisión son de gran influencia en la imagen y comportamiento que los adolescentes desean proyectar, ya que buscan reflejarse en los personajes de estos programas televisivos.

Algunos de los estereotipos juveniles más frecuentes que se pueden identificar son:
Los populares.
Los nerds.
Los marginados.
Los góticos.
Los apartados.

Estos estereotipos que están presentes todos los días en el hogar del adolescente. A través de los medios de comunicación suelen controlar su manera de verse a sí mismos y ver a los demás, afectando seriamente su comportamiento y su estado de ánimo. Así los estereotipos funcionan como un patrón o modelo de conductas y son representados por los contenidos de la mayoría de los medios de comunicación. Algunos ejemplos son las series o las publicidades, que presentan estereotipos o modelos de personas ideales, con los cuales nos comparamos, o imitamos.

Cuando un estereotipo de personaje es realizado con éxito, los espectadores disfrutan con el personaje, porque este se adapta al modelo, a las imágenes, que tiene el lector en su mente. Y a partir de ahí es que surge el disfrute: justamente cuando el autor ha logrado esa coincidencia entre el personaje literario y el personaje mental de sus lectores.

Es difícil evitar la publicidad, las series de televisión y todo el bombardeo que dice cómo debemos ser y cómo comportarnos, pero sí podemos tratar de ver toda esta información con un sentido crítico, que nos permita identificar esos estereotipos y asumir que son personajes ficticios y que no necesariamente son apropiados para nuestra realidad.

Referencias Bibliográficas:

Lippmann, W. (1964). La Opinión Pública. Compañía General Fabril Editora. Buenos Aires.

Blumer, H. y Hauser, P. (1933). Movies, Delinquency and Crime. The Macmillan Company. New York. Recuperado de: https://archive.org/details/moviesdelinquenc00blum/page/n5

miércoles, 5 de junio de 2019

Lovers en persona, haters anónimos


Por Daniela Casavilla


Las consecuencias de convivir con un espacio virtual cada vez -en nuestras conciencias- más real

La adicción a las redes sociales con frecuencia se la normaliza, viéndolo como algo intrínseco de la juventud. Nuestra comunicación dentro de estas plataformas sociales muta constantemente y, a la vez, trata de mantener un hilo de coherencia.

Todo cambia porque el mundo digital nos exige nuevas cosas, o mejor dicho, somos parte de la comunidad que exige esas novedades.

Hasta hace poco más de un año, se registró que la Argentina se ubicaba en el quinto puesto a nivel mundial entre los países que utilizan más minutos de navegación en redes y mensajería instantánea, según un estudio de la compañía de marketing digital ComScore. Lo que denota que pertenecemos activamente a una realidad paralela en la que no se duerme, donde las diferentes posturas se pueden anunciar con máxima claridad y, de lo que se quiere hablar, se habla. Somos poderosos porque con nuestro apoyo o ausencia de él, decidimos que es lo que “está bien” y qué “está mal”.

Buscamos ser aceptados pero, a la vez, no tememos rechazar al otro tras la interfaz de nuestras redes favoritas. Al final de cuentas, caemos en que el número de nuestros seguidores y la cantidad de aparición que tengamos por las distintas plataformas, nos dan una presencia diferente. Debido a esto, en las redes realmente no hay tal igualdad tan popularmente afirmada, y pueden haber noticias y voces invisibilizadas. Algunas causas son las fake news o los comentarios trolls.

Construyendo perfiles en clave “aesthetics”

Dentro del vasto flujo de contenidos en el Internet, durante el último tiempo cobró importancia la lógica “aesthetics”. El término se utiliza en el inglés para nombrar a una rama filosófica que trata las nociones de lo que es lindo, feo, desagradable, sublime, y más.  En las Bellas Artes, se aplica para establecer el significado y la validez de esos juicios críticos hacia las obras de artes.

En pocas palabras, es el estudio de las emociones y la mente en relación a la noción de belleza. En la web, la tendencia es compartir publicaciones pulcramente estructuradas. Los perfiles que sobresalen son los nítidos, los que exponen una mezcla entre lo familiar y lo innovador. Esta concepción da origen a la posible razón de por qué hay tanta tensión y división entre quienes reaccionan de manera positiva o negativa.

Las presiones sobre exponer un perfil admirado cada vez son mayores. Pero también la competencia nutre. Los usuarios comienzan a aprender de las herramientas de edición y a pensar en alternativas para generar contenido que valga el visto bueno.

La contratara, de que haya una preparación diferente en la creación de contenido, es que sube la barra de lo que es la expectativa media. Este podría ser el principal incentivo al nacimiento de los perfiles “haters”,  dedicados a degradar a otros; generar confrontaciones; manchar la popularidad de otras cuentas; entre otras posibilidades. Ésta manera de accionar atrae público y a las reacciones, pero no por eso habrá una fidelización de los usuarios con aquella cuenta.

A esto se le puede relacionar el postureo, la tendencia psicológica de comportamiento “por mostrar”, más que por una motivación genuina. Esto se debe a que si entrar en la media se vuelve demasiado dificultoso, surgirán resistencias y, además, maneras alternas para encajar. Dependiendo de los métodos, puede que esos nuevos intentos por ganar las vistas y los likes sean rechazados, pero reciban la atención necesaria para seguir subsistiendo bajo esa lógica.

Para alcanzar la elocuencia

Las predicciones hablan de la desaparición de las redes sociales como las conocemos hoy. Se buscaría crear un espacio que eliminara los defectos de los sitios actuales: hablando de Fake News; el Ciberacoso; las tendencias virales riesgosas; entre otros. Las plataformas pasarían a ser más visuales y dinámicas —tales como Instagram— acompañadas de regulaciones más rigurosas y efectivas. Sin embargo, la revolución en el campo tecnológico sería marcado tajantemente por los avances en el campo de la Realidad Aumentada.

A fin de cuentas, la comunicación virtual siempre ha buscado brindar una experiencia más cercana. Gracias a esta base de pensamiento, comenzaron a tomar forma los ciberespacios en los que colisionan distintas posturas diariamente. Se idealizan los perfiles personales, pero se juzgan fácilmente los ajenos. Por eso, uno de los retos para el futuro sería originar un espacio más tolerante y beneficioso en nuestras vida; alejándonos de las comunicaciones en clave “lover” o “hater”. Quizás, dentro de unos años, la comunicación tendrá un nuevo medio para transportar nuestros mensajes, uno que continúe priorizando la libertad de expresión pero, que ceda las responsabilidades adecuadas a quienes generan un daño adrede bajo el marco del supuesto “anonimato”. 

Fuentes:

https://es.statista.com/estadisticas/513116/tiempo-de-uso-diario-redes-sociales-por-paises/
http://www.telam.com.ar/notas/201712/232299-argentina-encabeza-el-ranking-de-uso-de-internet-en-celulares-segun-un-estudio.html
https://www.infobae.com/tendencias/2018/12/06/segun-un-estudio-las-redes-sociales-son-mas-adictivas-que-los-cigarrillos-y-el-alcohol/
https://medium.com/@Diananapoles/redes-sociales-construcci%C3%B3n-de-percepciones-49ecd73429f6
https://www.nobbot.com/firmas/redes-sociales-lovers-haters/
https://www.lagaceta.com.ar/nota/612558/economia/critica-solo-exterioriza-frustracion.html
https://www.abc.es/sociedad/abci-psicologia-como-lograr-opinion-otros-no-afecte-201604180206_noticia.html
https://www.elmundo.es/salud/2015/08/18/55d2304246163f400c8b4598.html
https://psicopico.com/perfil-psicologico-troll-hater-internet/
https://www.infobae.com/tendencias/2018/02/09/adictos-a-las-redes-sociales-cuando-la-dependencia-afecta-manera-de-relacionarse-con-el-otro/
http://modernaesthetics.com/2013/04/going-social-a-social-media-primer-for-aesthetic-practitioners
https://www.dictionary.com/browse/aesthetics
https://www.iberdrola.com/te-interesa/tecnologia/que-es-realidad-aumentada
https://www.enriquedans.com/2018/11/el-futuro-de-las-redes-sociales-y-la-era-post-facebook.html
https://www.elmundo.es/sociedad/2016/05/05/572a0c69268e3e240d8b45f9.html
http://www.wikilengua.org/index.php/postureo
https://www.masquenegocio.com/2018/08/20/predicciones-redes-sociales/
https://www.redrrpp.com.ar/redes-sociales-nueva-sensibilidad-estetica/

miércoles, 29 de mayo de 2019

Convergencia Educativa: Hacia la Didáctica en Vivo


Por Alejandro Ruiz Balza

El contexto de la cuarta revolución industrial en curso impacta en todos los ámbitos. Las sociedades contemporánea necesitan de modo cada vez mas perentorio modificar sus modos de relacionarse desde el pensamiento los aprendizajes para no caer en la obsolencia temprana. La educación, en todos sus niveles, no solo no está ajena sino que es una protagonista activa de los cambios e innovaciones a los que asistimos cotidianamente.

Además de la ya conocida necesidad de superar la linealidad de la secuencia pedagógica en una clase que ya no es la continuidad de una fábrica, y los modelos para invertir la jerarquía piramidal en las aulas, la convergencia en la producción de contenidos y conocimientos de modo colaborativo entre alumnos y docentes plantea un nuevo desafío: la construcción de una didáctica "en vivo", tal y como la ha bautizado la docente e investigadora Mariana Maggio (2018).

En este cambio de escenario es fundamental abandonar las prácticas actuales, reconocer lo que sucede en términos de tendencia y construir vanguardia pedagógica. La propuesta de una didáctica en vivo implica una manera de crear, experimentar e inventar en clase aprovechando nuevas estrategias que pueden sumar nuevas tecnologías para documentar y reconstruir teóricamente lo que se hace.

Esto no se agota en la mera incorporación de aplicaciones, gadgets y artefactos digitales, antes bien estos últimos son facilitadores de la emergencia de una nueva lógica para la producción colaborativa para la expansión del conocimiento y su puesta en común en tiempo real.

Para ponerla en práctica es necesario que alumnos, docentes e instituciones educativas vayan más a allá de las prácticas pedagógicas y didácticas tradicionales en el diseño, dictado y evaluación para comprometerse en conjunto con nuevas propuestas pedagógicas y didácticas que insertan competencias comunicacionales clave como las nuevas modalidades de producción y consumo de contenidos integrados transversalmente y los modelos narrativos complejos y transmedia, la necesidad de concitar la atención en todos los ámbitos y para todos los públicos, y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) en un proceso creativo iterativo que involucre a todos los actores mencionados en la construcción en común de la clase y en una reconstrucción teórica abierta.

En mis clases presenciales, on-line y blended dictadas en distintos países de latinoamérica las he aplicado con muy buenos resultados y las recomiendo ampliamente! 

Referencias Bibliográficas:

Aphal, K. (2018): Contextos de Reinvención de Prácticas. ¿Cómo resemantizar rituales en el sistema educativo?. Publicado en Perspectivas: Revista Científica de la Universidad de Belgrano, Año 1, Vol 2. Buenos Aires.

Maggio, M. (2018): Reinventar la clase en la universidad.  Paidós. Buenos Aires.

Morín, E. ( 1999) 7 saberes necesarios para la educación del futuro. UNESCO. París.

Morin, E. (1999): La Cabeza Bien Puesta, Repensar la Reforma - Reformar el Pensamiento. Nueva Visión, Buenos Aires.

Scolari, C. (2013): Narrativas Transmedia. Deusto. Barcelona.

Serres, M. (2013): Pulgarcita. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires.

jueves, 25 de abril de 2019

Asuntos Públicos




Por Alejandro Ruiz Balza

Se refiere a la acción de relacionamiento estratégico entre las instituciones privadas y el ámbito público.

A diferencia del lobby (que se refiere a las gestiones específicas para la resolución de un tema clave o issue de interés) o de las relaciones institucionales (que tan solo abarcan las relaciones formales entre las organizaciones y el Estado), los Asuntos Públicos se refieren a todas aquellas interacciones con Gobiernos Nacionales, Estaduales, Provinciales, Departamentales, Municipales y con las Comunidades Locales para desarrollar la Capacidad de Influencia y la Reputación Pública de la compañía en forma sostenible.

Desde el punto de vista de la Gestión de Riesgo Comunicacional es muy importante monitorear las acciones públicas, iniciativas gubernamentales, anteproyectos y proyectos de ley, normativas globales y sectoriales de índole impositiva, laboral, etc., publicaciones oficiales, etc. para anticipar y valorar las oportunidades y consecuencias para nuestra organización y su mercado.

Para la Gestión de Comunicación de Crisis contar con relaciones de calidad con todas las dimensiones ejecutivas, legislativas y judiciales de un país en todos sus niveles resulta clave para la reducción de daños. Sin estas relaciones nuestra capacidad de maniobra se limita de modo significativo.

Es por ello que contar con una gestión profesional en comunicación dedicada a los Asuntos Públicos en forma estratégica y exclusivamente, es fundamental para la Gestión de la Comunicación Institucional de nuestra organización.

martes, 12 de marzo de 2019

La Era del Debate Ilimitado


Por Daniela Casavilla



Fuente de la imagen: https://www.freepik.com/free-photos-vectors/background.

El auge de las redes sociales trajo cambios irreversibles en el estilo de comunicación de nuestra vida cotidiana. En el año 2004, se comenzaba a utilizar por primera vez el término Web 2.0 para marcar las diferencias que surgían en cuanto a la Web 1.0. La nueva Web comenzaba a ser colaborativa. Los  usuarios construyen para más usuarios, diferenciándose de la modalidad de receptor pasivo, que se limitaba a buscar y recibir contenido subido exclusivamente por expertos. Con la siguiente Web entramos en los tiempos de la hiperconexión: cooperamos, participamos e intercambiamos. Bajo esta nueva dinámica, destacar resulta extremadamente complejo y simple a la vez.

Virtualmente, casi no existen límites. La cantidad de seguidores, likes y feedback, determinan el peso que ganan las opiniones. El tópico que más se debate en las secciones de comentarios, son establecidos como los temas del momento. En un lugar donde no hay precio de entrada, no hay fronteras para expresar y tampoco hay un alto a lo que puede llegar a afectar a terceros (la repercusión que queda tras el intenso debate, las huellas latentes en nuestro día a día). Las discusiones permanecen en el inconsciente de la gente, ya que las redes funcionan como un recordatorio permanente. 

Anonimato, feedback ilimitado y popularidad

Las redes construyeron un mundo aparte en donde a las personas se les permite crear una nueva versión de sí mismos. Eligen, en cierta medida, las condiciones en las que quieren comunicar; cómo se quieren mostrar; y buscan la forma de llegar a su público deseado (aunque podrían terminar atrayendo a una red mayor de la esperada, gracias al fenómeno de la viralización de tópicos y sus consecuencias). En el mundo colaborativo, es posible unir opiniones para debatir temas con otra fuerza, la que permite que las palabras y el apoyo sean los determinantes de quien ha tenido la “razón”. Por eso se dice que al convivir con las redes, tenemos la tecnología para la liberación.

Nos concebimos marcadamente individuales pero, al mismo tiempo, buscamos pertenecer a pequeñas subunidades o categorías.  Somos parte de un todo y, a la vez, entendemos que somos especiales y necesitamos demostrar por qué, compartiendo continuamente de nuestro ser y hacer. En cuanto a debates, los conceptos o respuestas que ganan la carátula principal, son las que acumulan más seguidores, compartidos y likes.

En resumen, las más difundidas. A consecuencia, surge la idea de que sin demasiado  apoyo, nuestra palabra ya no es tan aceptable o digna de ocupar el tiempo de interpretación. Sin embargo, al ser las redes un lugar que nunca se va “offline” y siempre está disponible para la visita y el feedback de nuevos participantes, las discusiones suelen tomar un carácter infinito. Nacen nuevos argumentos, se publican nuevas respuestas; pero, inevitablemente, al no haber fronteras, se podrían llegar a hablar de los temas que se habían discutido con anterioridad. Aquí el fenómeno de volver a lo que se creía pasado y permanecer a la deriva en un círculo de desentendimientos sin fin.

Los orígenes de la interacción web  y la separación de Grupos Sociales

La capacidad de conectarnos con gente de diferentes países, hace a las redes sociales actuales atractivas y caóticas a la vez. En un principio, se armaban sitios para comunidades de gente que se presuponían con características en común. En cambio, ahora es posible establecer nuestros intereses de una manera más autónoma, teniendo la libertad de recorrer toda la plataforma y seguir el contenido que nos atrae. Algunos ejemplos de las primeras páginas que creaban pertenencia a través de ciertos valores en común eran: MiGente.com; BlackPlanet.com; AsianAve.com. Cada página se destinaba a proveer un espacio en el que los usuarios tenían complicidad respecto a los que se presuponía que les incumbía y que necesitaban compartir.

El discurso de hoy es multicultural

Los usuarios hoy cuentan con un saber internacional que les permite participar en cuestiones que, en la práctica, no les afecta directamente. Gracias a los testimonios en primera persona sobre los conflictos en sus países, el acceso a estadísticas y vías estables de comunicación; nutrimos nuestras percepciones. Empezamos a colaborar con un otro que conocemos indirectamente. Ya no podemos ignorar lo que nos rodea, la era de la información nos mantiene en vilo de lo que pasa en varios espacios de manera simultánea. De igual modo, otros comienzan a interferir en nuestras realidades y aportan sus puntos de vista. Los distintos sitios de interacción nos sumergen en la intimidad de aquel que divisamos como exterior.

De manera progresiva incorporamos elementos de otras culturas, a medida que la conectividad nos une. Con el paso del tiempo, la comunicación construida con herramientas digitales no sólo cambian nuestra forma de pensar al incorporar al otro, sino que terminamos conociéndonos como un todo: los ciudadanos del mundo. Eso quiere decir que en toda discusión, todas las voces tratan de ser oídas y cada aporte cuenta, o al menos, eso se esperaría que sucediera. Lo online entremezcla tantos relatos que concluye siendo un portal hacia realidades ineludibles. Por consiguiente, resulta cada vez más difícil no participar de los debates ilimitados.

Fuentes consultadas:












miércoles, 13 de febrero de 2019

Culturalismo

Por Macarena Marañon


Con este planteo Edgar Morin propone una fenomenología sistemática apoyada por una investigación empírica, donde el individuo toma parte de una experiencia universal cuando participa de la cultura, con el impulso de sentirse pertinente en la sociedad.

Ingresa nuestra Enciclopedia gratuita sobre Comunicación y conocé más!

miércoles, 23 de enero de 2019

Estudios Culturales

Por Macarena Marañon



Antonio Gramsci considera que la cultura no es una práctica, ni es simplemente la descripción de la suma de los hábitos y costumbres de una sociedad. 

Pasa a través de todas las prácticas sociales y es la suma de sus interrelaciones.

Seguir leyendo...